Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos excargos de Emarsa eran intocables, según un testigo

El exgerente de la Emshi declara que Crespo rechazó la sustitución de dos de los imputados

El exgerente de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) Rafael Arce ha afirmado que el expresidente de Emarsa y exvicepresdente de la Diputación de Valencia, Enrique Crespo, le dijo, tras sugerirle que tenía que sustituir al exgerente y al exdirector financiero de la entidad, Esteban Cuesta y Enrique Arnal, respectivamente, que "no se podía".

Arce se ha pronunciado así en su declaración, en calidad de testigo, en el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar un agujero económico de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo.

El testigo ha narrado que entró en la Emshi, de la que dependía la depuradora saqueada, a través de Enrique Crespo. Empezó a trabajar en la entidad en enero de 2005, y se fue en febrero de 2009. A partir de esta última fecha, ha dicho que el único contacto que mantuvo con Crespo fue un mensaje de felicitación de navidades.

Respecto al personal de Emarsa, preguntado por su relación con Enrique Arnal, ha manifestado que no coincidían "prácticamente en nada" a la hora de trabajar. Así, ha explicado que cuando él llegó a Emshi, intentó hacer una auditoría interna de Emarsa para intentar eliminar procesos inadecuados o salvedades, pero "fue imposible", porque no les llegaba la documentación o porque, cuando ésta llegaba, había una modificación que no coincidía con la información previa. Con Arnal era "no aclararte", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que manifestó a Crespo la necesidad de sustituir tanto a Arnal como a Cuesta en noviembre o diciembre de 2008; y esto fue a raíz de que ambos le mencionaran una suerte de déficit estructural con unos ingresos que no cubrían los costes.

Tras ello, le comentó a Crespo que tenía que sustituir tanto a Cuesta como a Arnal. Al primero porque había un problema constante de no absorción de costes del personal, y porque al segundo se le pedía información "y no tenía nunca absolutamente nada, ni costes fijos ni identificación de costes variables".

Ante esta sugerencia, que el propio testigo trasladó "directamente" a Crespo, este respondió que "no se podía"; y ha indicado que no le comentó las razones por las que no se podía sustituir ni a Cuesta ni a Arnal.

Por otro lado, preguntado por el exinformático de Emarsa, Sebastián García, conocido como Chanin, ha señalado que tenía muy poca relación por él y muy poco fluida. Al respecto, ha contado que al poco tiempo de estar en la Emshi, Cuesta le llamó para decirle que se habían servido determinados equipos informáticos antes de su llegada, y que, sin embargo, no se había abonado la factura a Chanin.

Al respecto, ha señalado que como él desconocía la factura, se puso en contacto con la persona encargada de este tema y le comentó que esa factura existía pero que, a su vez, estaba "sobrevalorada" económicamente, entre un 20 y 25% sobre el valor del mercado.

Con ello, Arce llamó a Cuesta y le explicó lo ocurrido. Seguidamente le dijo que esa cantidad no se iba a pagar, y le daba dos opciones: o pagarle según la valoración realizada por el técnico de Emshi; o que Chanin recogiera los ordenadores y se los llevara.