Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renta mínima fuerza la convocatoria de la Diputación Permanente

La oposición pide al Gobierno catalán que aclare cuál es el futuro de la renta mínima de inserción

Dolors Camats, de ICV.
Dolors Camats, de ICV.

Las deficiencias en la gestión de la Renta Mínima de Inserción, la prestación para personas sin ningún ingreso, volverán a provocar la convocatoria de la Diputación Permanente del Parlament. La cámara catalana está disuelta por las elecciones del 25 de noviembre, pero el órgano que vela por el mantenimiento de la actividad parlamentaria en caso de urgencia deberá reunirse para tratar la falta de fondos para pagar la renta mínima. La partida de la Generalitat para pagar la RMI está agotada, cuando todavía faltan dos meses de 2012. Por ello la oposición de izquierdas, Partit dels Socialistes, Esquerra e Iniciativa, registraron ayer en el Parlament la petición de convocatoria de la Diputación Permanente. La iniciativa prosperará, ya que con el voto de dos grupos es suficiente para que los diputados que forman este órgano sean llamados a reunirse en el Parlament. La Diputación Permanente se reunirá el próximo 19 de octubre para validar el último decreto del Gobierno catalán, por lo que, si la Junta de portavoces así lo decide, las explicaciones sobre la RMI pueden producirse el mismo día.

La portavoz de Iniciativa, Dolors Camats, exigió las explicaciones del Ejecutivo catalán (la partida de la RMI la controla el departamento de Empresa y Ocupación) ante la escasez de recursos. Camats instó al Gobierno a "dar la cara" ante un problema que CiU "pretende hacer invisible".

El Ejecutivo, por su parte, niega que la partida se haya agotado. Según fuentes del Departamento de Empresa y Ocupación citadas por Europa Press, la prestación no se ha acabado: pese a que en el Presupuesto de este año constan 100 millones de euros para esta partida (de los que se han gastado 98,5), hay otro montante de 30 millones reservado también para pagar la Renta Mínima. El año pasado también se presupuestaron 130 millones, pero el aumento de la demanda de esta prestación obligó a aumentar los recursos hasta 170 millones.

Será la tercera vez en esta corta legislatura que la Diputación Permanente, que también puede convocarse durante las vacaciones, se reúna; la segunda que lo hará para tratar el impago de la Renta Mínima, ya que en verano de 2011 tuvo que reunirse después que la Generalitat provocara un monumental caos con la prestación al cambiar la forma de pago.

La Renta Mínima de Inserción ha sido uno de los principales dolores de cabeza de CiU durante la legislatura, ante el intento del Gobierno de reducir los beneficiarios de esta prestación en plena crisis, cuando más demanda se ha producido por la situación económica y el aumento de personas que agotan la prestación de paro. El futuro no es alentador: la Encuesta de Vida y Hábitos de la Población 2011 de la Diputación de Barcelona, presentada el miércoles, revela que el 29,5% de los catalanes están en riesgo de exclusión social, y el 57% de los ciudadanos sufren dificultados para llegar a finales de mes. Por ello, Camats exigió al Gobierno que dé respuestas a la situación de "emergencia social" que vive Cataluña.