Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo hace campaña en el avión privado de un millonario

El presidente del PP viajó de Buenos Aires a Montevideo en la aeronave de López Carballedo

El vuelo a bordo del ‘Paxariño Novo’ se realizó el pasado 15 de septiembre

En la foto aparecen de izquierda a derecha: Alejandro López Dobarro, el delegado de la Xunta, José Luis Seoane, presidente de Ospaña, Santiago Camba, Secretario xeral de Emigración, José Benito López, Presidente del Club espñaol y Alberto Núñez Feijóo Ampliar foto
En la foto aparecen de izquierda a derecha: Alejandro López Dobarro, el delegado de la Xunta, José Luis Seoane, presidente de Ospaña, Santiago Camba, Secretario xeral de Emigración, José Benito López, Presidente del Club espñaol y Alberto Núñez Feijóo

El presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, utilizó el avión privado de un multimillonario de origen gallego para desplazarse desde Buenos Aires a Montevideo en su reciente visita a Sudamérica para promocionar su candidatura a la presidencia de la Xunta. El avión, llamado Paxariño novo, es un turborreactor de diez plazas propiedad de José Benito López Carballedo, empresario poseedor de una firma líder en la fabricación de servicios de limpieza y de una gran explotación agrícola y ganadera, entre otros negocios.

Feijóo llegó al aeropuerto internacional de San Fernando, en Buenos Aires, el pasado 15 de septiembre a las 12 en punto, hora local, con el embajador español, Román Oyarzun, que le llevó en el vehículo oficial de la embajada, un Mercedes negro. Con Feijóo se desplazaron, entre otros, el delegado de la Xunta en la capital argentina, Alejandro López Dobarro; el secretario general de Emigración de la Xunta, Santiago Camba, y José Luis Seoane, presidente de Ospaña, la obra social vinculada al Centro Gallego en Buenos Aires. Media hora más tarde, los recogía en la pista del aeropuerto el propio López Carballedo —quien habitualmente pilota su avión privado—, como se puede apreciar en las fotografías a las que ha tenido acceso este periódico.

Además de la empresa de limpieza y la explotación agrícola y ganadera, López Carballedo, natural de Montecubeiro (Castroverde), donde nació en 1935, posee empresas de heladería artesanal, máquinas de café y otras sociedades relacionadas con la hostelería. También es titular en Barcelona de varias tiendas y de un aparcamiento que lleva su nombre. Es presidente del Club Español de Buenos Aires y militante del PP. En 2005, la Xunta que presidía Manuel Fraga lo distinguió con la medalla de Galicia, en su categoría de bronce.

El multimillonario de origen gallego estuvo también el comité organizador del congreso del PP de Argentina celebrado en mayo pasado, y figuró asimismo figuró en la candidatura que presentó ese partido en las elecciones autonómicas de 2001 por la provincia de A Coruña, en el puesto número 20.

Montevideo fue el primer destino de la breve gira preelectoral que realizó Feijóo a Argentina y Uruguay el fin de semana del 15 y 16 de septiembre, aunque el avión de línea regular con el que viajó desde Madrid tenía destino a Buenos Aires. Desde allí, el presidente de la Xunta y candidato del PP a revalidar el cargo se desplazó a Montevideo en el avión de Carballedo, para regresar horas más tarde, según fuentes conocedoras del viaje, en el mismo avión, de la marca Beechcraft, modelo C 90 A y matrícula LV-WJE.

En 2005, López Carballedo se confesaba como un donante habitual para sufragar las campañas del Partido Popular en Argentina. Pese a su edad, acostumbra a pilotar su propio avión, con el que en 2003 emuló el vuelo del Plus Ultra en sentido contrario: desde Argentina (Buenos Aires) a España (Santiago), en el mismo Paxariño novo al que se subió Feijóo. Se trata de un aparato recuperado después del susto experimentado el 26 de enero de 2008 en la estancia La Venancia. En esa ocasión, López Carballedo no estaba al mando, pero invitó al piloto a volar bajo para comprobar el estado de sus tierras. Sin volver a levantar el vuelo, se atrevió a improvisar una toma de tierra en la pista existente en la propia finca, pero se olvidó de sacar el tren de aterrizaje. El accidente se saldó sin daños personales.