Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo presidente afronta el reto de cuadrar las cuentas más duras

La tarea más acuciante de Ignacio González es persuadir a Rajoy para que revise el anunciado recorte a la financiación de Madrid

El nuevo presidente aplaudido por su grupo. Ampliar foto
El nuevo presidente aplaudido por su grupo. EL PAÍS

Ignacio González tomará hoy por la mañana posesión de su cargo como cuarto presidente del Gobierno regional. Lo hará siguiendo la estela de su mentora, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón y Joaquín Leguina, y con un gran dilema por delante: Madrid no anda precisamente sobrada de dinero.

La caída a plomo de la recaudación en los tributos directos, en barrena desde el último trimestre del año pasado, añadida a las previsiones erróneas del equipo de Gobierno en las cuentas del Ejecutivo han fraguado el desastre. Aguirre aprobó a principios de julio un tijeretazo de 1.045 millones sobre los 17.048 previstos en un ejercicio inédito: un segundo presupuesto para un mismo año. El recorte que afectó en gran medida al bolsillo de los ciudadanos fue necesario para cumplir con el déficit fijado para este ejercicio del 1,5%. El año que viene será el más difícil todavía: el heredero de Aguirre deberá bajarlo al 0,7%. Un porcentaje que, traducido en cifras, supone unos 1.500 millones de euros. Todo eso sin subir los impuestos, por esas cosas que tiene la ideología.

El nuevo Gobierno se conocerá hoy

J. M. / P. Á.

El pequeño cónclave pasó desapercibido. Minutos antes de empezar su discurso inaugural del martes en el debate de investidura, Ignacio González se reunió con un grupo selecto de personas en el despacho de Presidencia situado en la planta baja de la Asamblea de Madrid.

Solo el propio González conoce cuál será la alineación final del equipo de Gobierno que debe acompañarle en su andadura como cuarto presidente regional de Madrid, pero los nombres de algunos de los que compartieron con él esos minutos previos a la gloria suenan en las quinielas.

En la sala estaban Salvador Victoria (consejero en funciones de Asuntos Sociales y hombre muy cercano al presidente) y Regina Plañiol, titular de Presidencia y Justicia, que ha destacado por su gestión en situaciones difíciles, como la negociación y posterior pacto de los servicios mínimos fijados para la última huelga general.

Tanto Victoria como Plañiol podrían sustituir a González como número dos del Gobierno. También le acompañaron antes del discurso dos personas que, de momento, no han tenido mucho protagonismo para el gran público. Son los diputados Borja Sarasola, viceconsejero de Asuntos Generales de la Vicepresidencia del Gobierno autonómico, y Antonio Pablo González Terol, exdirector general de Asuntos Europeos en la Comunidad.

Y estaba Isabel Gallego, directora general de medios del Gobierno regional, a la que en las filas socialistas definen como “la tercera persona con más poder” de la Comunidad. Tanto que hay quien se refiere a ella, medio en broma medio en serio, como “la vicepresidenta”. El futuro de la consejera de Educación, Lucía Figar, muy bien vista en Génova, también genera expectación.

Tras la toma de posesión, se anunciará el nuevo equipo. Se prevé que sea esta tarde, aunque aún no está clara la forma: el último cambio de Gobierno se anunció en Twitter.

El estreno de González a los mandos del Ejecutivo autonómico no podía ser más complejo. El respaldo que obtuvo ayer en la Asamblea de Madrid, con los 72 votos a favor del Partido Popular y 53 en contra de la oposición —hubo cuatro ausencias—, y el refuerzo público que espera hoy de Génova, con la presencia de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y de Gallardón en su calidad de antecesor y actual ministro de Justicia, le sirven para enterrar de momento el debate interno dentro de su formación. Mientras los marianistas ganan tiempo y se organizan para torpedearle como el candidato popular a las elecciones autonómicas de 2015 y le buscan una alternativa para que no sustituya también a Aguirre en la presidencia del PP regional, González se centrará estos días en el frente económico.

Su tarea principal consistirá en lograr que el presidente del Gobierno y líder de su partido, Mariano Rajoy, revise a su favor el sistema de financiación autonómica. Esa es la bombona de oxígeno que la Comunidad viene reclamando desde finales de julio. Otras, como las que Gregorio Gordo rescató de entre las brumas del pasado no se contemplan. “El modelo fiscal de Gallardón al frente de la Comunidad [1995-2003] conseguía 3.000 millones de euros, no me estoy refiriendo a Cuba ni a Corea del Norte... ¡Váyase, señor González!”, recordó el portavoz de Izquierda Unida. “Abogamos por un impuesto de Patrimonio reforzado y la reducción en donaciones”, planteó la voz de UPyD, Luis de Velasco. Por su parte, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, hizo hincapié en los efectos de las subidas de 65 tasas (técnicamente no son impuestos), con las que se espera recaudar 15 millones, en el día a día de muchos ciudadanos. El precio de las tasas universitarias ha subido hasta un 50% y la cuota mensual de las guarderías se dispara hasta un 175%.

González hizo caso omiso de las propuestas. Y jugó, una vez más, la carta que maneja: la transferencia estatal a las autonomías. Solo así se entienden las constantes referencias del presidente en los dos días del debate de investidura a la unidad de España, poniendo a Madrid de modelo “solidario” y “no dudoso”, falto de sospecha, frente a la tendencia independentista que experimenta Cataluña tras el fracaso del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en lograr un pacto fiscal similar al vasco hecho a la medida de CiU.

Aligerar el futuro inmediato de González pasa por que el Ministerio de Hacienda dé un giro de 180 grados al sistema de financiación de las comunidades autónomas. En juego están casi mil millones (992), los que Madrid dejará de percibir en 2013 según los parámetros actuales. Un agujero “injusto” para el Gobierno madrileño, que o mucho cambia la cosa o en 2013 recibirán 11.475 millones frente a los 12.467 de 2012. Mientras, Cataluña pasará de 15.761 a 15.777. Dieciseis más. “Como no cambie la cosa la situación se pondría crítica. Y eso que este año la Administración central nos redujo la partida un 10% por las previsiones del Gobierno de Zapatero. Redondeando, mil millones”, apuntan en la sede del Ejecutivo en Sol. Todo en un escenario dramático, con 100.000 parados nuevos en un año y 600.000 en total.

Consciente de que tiene que ser delicado para no ahondar en los recelos de Génova, y por extensión de La Moncloa, González mide su lenguaje y señala al predecesor de Rajoy como el responsable de las apreturas de Madrid. “Lo que asfixia a Madrid es lo mismo que al resto de España: la gestión de Zapatero, que ha dejado a este país tiritando y ahora estamos pagando la juerga que se corrieron”, piensa el nuevo presidente, al que las cuentas no le salen desde que, según su punto de vista, el PSOE aprobó en 2009 un nuevo modelo de financiación para beneficiar a Cataluña y Andalucía”.

El suspense terminará en los próximos días, cuando Cristóbal Montoro les notifique su decisión. Unas semanas antes de que el Gobierno regional presente sus presupuestos a finales de octubre. Aguirre ya presionó a su colega de partido en público hace unas semanas. “En 2009 recaudamos entre IVA, renta e impuestos especiales 56.189 millones. Y en 2011 fueron 66.000. De acuerdo con esos datos, si en 2009 nos correspondieron 12.200 millones del Estado, no parece lógico que recaudando 10.000 millones más en 2011 vayamos a recibir 11.475”, reflexionó. “Si ha habido 10.000 millones más de recaudación en 2011 no nos pueden destinar mil menos... Debe haber un error, y que Hacienda tiene que aclararlo cuanto antes; si no el déficit nos lo están generando ellos”, terminó su reflexión.

González toma hoy posesión de su cargo a la espera de una respuesta favorable de La Moncloa o de que Rajoy se cierre en banda.

Frases del debate

Ignacio González (PP): “Su grupo [UPyD] coge un poquito de lo que interesa, picotea un poco de todos los lados. No sabemos si están en el centro, la izquierda, derecha o en todos lados”

“Está usted [Gordo] mucho mejor cuando utiliza el ingenio que cuando llama a las barricadas. Su discurso es subversivo e incendiario, es el del chascarrillo recurrente y la conspiración judeomasónica”

“Sus reivindicaciones [IU] suenan tan antiguas, que casi se nos ha olvidado cómo rebatirlo”

“Por mucho que gesticule [Gómez], la única verdad que sabemos de los socialistas es que siempre mienten. Si sigue con ese discurso va a hacer moderno al señor Gordo”

“¿Sabe que es un marrón? Heredarle a usted [Gómez] la alcaldía de Parla”

Tomás Gómez (PSM): “Señor González, usted es más de lo mismo, menos de todo”

“¿Quién es usted? En política hay que ser honrado y parecerlo. Siempre que hay un escándalo surge su nombre... Haga público su patrimonio”

“La inferioridad moral de la derecha proviene de que nunca condenaron el franquismo”

“La cohesión de España solo la garantiza el PSOE. Entre los nacionalistas y el PP hacen un pan amargo... Ser patriota es hacer la declaración de la renta”

Gregorio Gordo (IU): “Aguirre entró con el Tamayazo y todo apunta a que se va con el Marianazo”

“Ustedes [PP] no tienen la legitimidad para gobernar la Comunidad, es un fraude a los electores. El sentido común aboga por la convocatoria de elecciones”

“Usted [González] es más y peor de lo mismo. El PP nos presenta un presidente que apela a Dios y lleva la bandera en la billetera”

“¿Piensa aguantar así tres años? Usted pretende a actuar como un general Custer del PP (...) ¡Váyase, señor González!”

Luis de Velasco (UPyD): “Han construido hospitales a gogó, hay una burbuja sanitaria... Tenemos el primer o el segundo Metro del mundo, ¿y qué? Se ha mitificado del transporte”

“Han recortado a mansalva en lo esencial cuando hay organismos que sobran”

“¿Qué entendemos por libertad? ¿Y por liberalismo? ¿Intentar controlar Caja Madrid o Telemadrid?”

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información