Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda constata que el imputado en fuga de Emarsa no declara desde 2005

Jorge Ignacio Roca está en paradero desconocido y su pareja está en prisión

Hacienda ha hecho constar que Jorge Ignacio Roca, uno de los principales imputados en el caso Emarsa y que se encuentra en paradero desconocido, no ha presentado declaraciones por el IVA, el IRPF o el Impuesto sobre el Patrimonio desde 2005.

Así se explica en una de las últimas providencias dictadas por el titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar un agujero económico de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo (Valencia).

En esta resolución, el magistrado ordena unir a la causa un escrito remitido por los inspectores de Hacienda, por el que se informa sobre la relación de ingresos y pagos del imputado Jorge Ignacio Roca, quien no ha presentado ninguna declaración por los conceptos de IRPF, Impuesto sobre el Patrimonio o IVA desde el ejercicio 2005 hasta la actualidad. Lo mismo ocurre con las cuentas bancarias de las que es o ha sido titular.

Roca era administrador de varias empresas que, previo concierto con otras personas investigadas en este procedimiento, fueron interpuestas en la cadena de facturación de lodos y desbastes entre 2005 y 2010 para incrementar artificiosamente el valor de los trabajos realizados, de forma que Emarsa abonó a esta sociedades por su gestión una cifra que superaba en 10 millones de euros, a pesar de que ninguna de ellas tuvo medios para desplegar esa actividad.

La expareja de Roca, María Águila Aladren, es la primera persona de esta causa que ha sido enviada a prisión, por orden del juez instructor, ante la "falta de arraigo" en España, las "evidencias" de que trata de ocultar su verdadero domicilio y porque, de no hacerlo así, "podría eludir con extrema facilidad la acción de la justicia", lo que la diferencia del resto de encausados.

La imputada convivía con Roca desde 2007 en Igualada y de allí trasladaron su domicilio a Francia en 2008. Un año después constituyeron la sociedad Lot Monopoly, de la que Aladren figuraba como gerente y a la que transfirieron desde Erwinin -empresa administrada por su expareja- desde marzo de 2009 y hasta junio de 2010 un total de 1.137.956 euros, a través de 34 ingresos de entre 3.007 y 49.049 euros. Asimismo, obtuvo transferencias de Printergreen -otra sociedad que facturó a Emarsa-.

Todo este dinero se utilizó para la compra de unos 30 apartamentos que fueron alquilados y que Aladren vendió entre finales de 2010 y principios de 2011, cuando se había iniciado el procedimiento. El dinero de la venta lo transfirió a cuentas desconocidas, aunque ella acompañó a Roca a Andorra -donde figura como imputada en un procedimiento penal por este mismo delito- para abrir una cuenta conjunta y a Malta, donde constituyó la sociedad Walnut Grove, a la que se pasaron fondos tanto desde Lot Monopoly como desde Printergreen, según se indica en uno de los autos del juez.