Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis amenaza la Tomatina

El Ayuntamiento de Buñol baraja acotar una zona para la fiesta y cobrar cinco euros la entrada

Participantes en la última edición de la Tomatina de Buñol.
Participantes en la última edición de la Tomatina de Buñol.

El Ayuntamiento de Buñol reconoce que peligra la supervivencia de su Tomatina por el coste de su organización y la falta de apoyo institucional y estudia tanto acotar un recinto para un máximo de 30.000 personas como cobrar una entrada de acceso, de al menos cinco euros y exenta para los vecinos.

Así lo ha anunciado hoy el teniente de alcalde de Buñol, Rafael Pérez, a los periodistas en el Hospital de Manises, adonde ha acudido a acompañar al vendedor ambulante de 39 años que resultó herido de gravedad al ser empujado al vacío desde un puente en la madrugada de la última Tomatina y que hoy ha sido dado de alta.

Pérez ha asegurado que peligra la pervivencia de la Tomatina porque en estos momentos de crisis supone "un perjuicio económico" para el Ayuntamiento, que destina alrededor de 150.000 euros para esta fiesta, que en la última edición recibió a cerca de 50.000 personas.

En esta cita, según el concejal, solo participa medio millar de vecinos del pueblo y el resto corresponde a visitantes del resto de España y del mundo.

"Queremos dar un cambio, porque este año han sido más de 50.000 las personas que han acudido y vemos que se complica el tema de la seguridad", ha señalado para justificar la posible medida de limitar el aforo para un máximo de 30.000 personas.

Además, según Pérez, "para el pueblo de Buñol puede ser muy significativo económicamente volver a tener las riendas de la fiesta". El edil ha asegurado que el Ayuntamiento no quiere que la fiesta sea cara: "Es una fiesta popular y queremos mantenerla para todo el mundo, pero a través de Urbanismo se está estudiando el aforo que pueda haber y las medidas de seguridad a adoptar, que es lo más importante para nosotros".

"Económicamente necesitamos un respaldo para que Buñol no se vea perjudicado con la Tomatina", ha afirmado para agregar que no plantean este tema con afán recaudador, "sino para mejorar la fiesta del pueblo". "Suponemos que con esta solución quizá se mejore", ha añadido Pérez, para quien es necesario "buscar una viabilidad para la Tomatina". "Sería una pena, pero también la falta de apoyo institucional nos hace tomar este tipo de medidas", ha afirmado.