Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más lectura y menos chatear

El informe concluye que los niños que no tienen el hábito de lectura y que dedican todos los días tiempo a las redes sociales obtienen peores resultados

El éxito o el fracaso escolar están directamente relacionado con el control que los padres ejercen sobre las actividades extracolares de sus hijos, además de la ya conocida influencia del entorno socioeconómico y cultural de las familias, que por primera vez también se ha tenido en cuenta en las pruebas de evaluación diagnóstica. Aunque este informe no está cerrado.

Lo que sí demuestran los resultados es que a mayor tiempo dedicado a la lectura mayor rendimiento académico, no solo en las áreas propiamente lingüísticas, sino también en las áreas de competencia matemáticas. Los niños que leen “todos de la semana” (sólo un 19% de los 95.000 evaluados) obtienen hasta 75 puntos más que los que “nunca” leen. Los primeros sacan 524 puntos en las áreas lingüísticas y 516 en matemáticas. El patrón se reproduce para los que lo hacen “algunos días a la semana” o “cuando quiero”, con un aprobado justito de 500 puntos.

El uso de las redes sociales y el control parental se revela como otro de los factores que inciden en los hábitos de estudio y en los resultados. La diferencia entre los que “chatean o twittean” todos los días de la semana y los que “nunca” o “algunos días” o “solo los fines de semana” es de 20 puntos.

Pese a lo importante del “buen uso de las Nuevas Tecnologías”, incidió la consejera María Catalá, el informe revela que sólo un 45% de padres controlan “bastante” o “mucho” el uso de Internet. El restante 55% no lo hace “nunca” o lo hace “poco”. La diferencia de resultados es de hasta 33 puntos.

Catalá destacó la importancia del “control parental de las extraescolares” y resaltó que, por el contrario, los hábitos de dos horas de música o deporte a la semana aumentan el rendimiento. Ahora, la consejería se propone que los informes lleguen a través de los consejos escolares a todas las familias para revertir la situación. La primera recomendación: más lectura y menos chatear.