Revolcón a CiU y a la cúpula del PSC en los distritos de Barcelona

Trias pierde cuatro de seis votaciones y los consejeros socialistas se desmarcan del partido

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, no logró  aprobar los planes para el mandato de cuatro distritos de la ciudad: Ciutat Vella, Eixample, Sants-Montjuïc y Horta-Guinardó. En todos ellos, PSC, PP, ICV-EUiA votaron en contra y Unitat per Barcelona (UpB) se abstuvo. En Gràcia y Les Corts, los otros dos distritos en los que el lunes se votaba los planes de actuación de distrito (PAD), CiU consiguió aprobarlos gracias a la abstención de los consejeros socialistas, ya que PP e ICV votaron en contra.

En los seis distritos se votó, también, el informe que desde el territorio se hace respecto a la hoja de ruta del Ayuntamiento del mandato (PAM). No se trata de una votación vinculante, pero lo normal es que los consejeros compartan el criterio de los partidos de la Casa Gran. El lunes no ocurrió así y en los seis distritos los consejeros socialistas informaron desfavorablemente a la aprobación del PAM. Es decir, votaron no, desoyendo la “abstención” pactada por el presidente de su grupo municipal, Jordi Martí, con el alcalde, Xavier Trias.

Esta abstención también la asumió —con condiciones —el primer secretario de la federación, Carles Martí, algo que pone en evidencia la distancia que hay entre las bases de la organización socialista en la ciudad y el presidente del grupo municipal, que, además, ayer presidía la sesión de Horta, donde sus compañeros de partido votaron en contra de lo que él pretende. El desvío de la voluntad de Martí respecto a los consejeros de los distritos se repetirá, presumiblemente, en los distritos de Sant Martí y Nou Barris. En Sant Andreu la votación es mañana.

Al término del pleno del distrito de Ciutat Vella, el consejero que intervino en nombre del partido, Albert Rodríguez, puntualizó que tenían libertad de voto para los planes de distrito y el PAM. Pero más allá del voto, en su intervención argumentó que estaban en contra de la modificación del plan de usos de Ciutat Vella “para garantizar que no se construyan más hoteles y apartamentos turísticos en un territorio sobreexplotado”. Un criterio que es contrario al principio de acuerdo alcanzado en las negociaciones entre Trias y Martí que abría la posibilidad de estudiar los proyectos de hoteles uno a uno. Para la concejal de Ciutat Vella, Mercè Homs, que se quedó sola defendiendo un plan rechazado por la mayoría, las posiciones no están tan alejadas: “en el fondo estamos de acuerdo”.

 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50