El recorte en vehículos dificulta la labor de la Ertzaintza en zonas rurales

Erne asegura que en Llodio se han visto obligados a utilizar coches averiados

Agentes de la Ertzaintza esperan junto a sus vehículos.
Agentes de la Ertzaintza esperan junto a sus vehículos.EFE

Las secuelas de la crisis son cada días más palpables en el sector público. También en la Ertzaintza. El plan de ahorro impulsado por el Departamento de Interior para reducir costes ha comenzado a tener sus primeras consecuencias en el despliegue de la Policía vasca. Sobre todo, en su movilidad en zonas rurales. La reducción de la flota de automóviles ha empezado a repercutir de forma directa en las patrullas en coche. La comisaría de Llodio (Álava) ha sido la primera perjudicada, al averiarse tres de los vehículos disponibles y verse obligada a trabajar con unidades defectuosas.

Las carencias se evidenciaron ayer. El programa de racionalización del gasto ha reducido a siete vehículos la flota de una comisaría que presta servicio a un total de ocho municipios vizcaínos y alaveses que abarcan una vasta extensión de terreno. Dos de las unidades se encargaron de cubrir un traslado y otra tuvo que atender un accidente. De las cuatro restantes, tres se encontraban averiadas, pero hubo que recurrir a una de ellas para atender una nueva incidencia que requirió el desplazamiento de dos coches.

Desde el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, Erne, lamentan unos ajustes que, según argumentan, “dificultan aún más” el trabajo de los agentes. Desde su punto de vista, los automóviles habilitados por Interior resultan suficientes para prestar un servicio adecuado “si la flota está al 100%”, pero no si se producen averías. La consejería, por su parte, sostiene que hay un amplio contingente de vehículos de apoyo en la comisaría central de Erandio y que desde Llodio no se ha solicitado ningún servicio de refuerzo.

Los ajustes por la crisis afectan también al papel y las impresoras

Las centrales, en cualquier caso, no limitan el problema a la comisaría alavesa. Advierten de que este fin de semana quizá no haya vehículos suficientes en Vitoria para patrullar y recriminan que en Bilbao se han retirado las dos furgonetas blindadas que había, lo que ha repercutido en una merma de la seguridad para los ertzainas. “Una de ellas prestaba servicio en la conflictiva zona de Las Cortes, donde a menudo nos reciben con el lanzamiento de distintos objetos”, asegura un portavoz de Erne.

Fue hace ocho meses cuando el departamento decidió poner en marcha un programa para rebajar al mínimo los costes en la Ertzaintza. También en lo que a la movilidad se refiere. Su aplicación ha reducido a lo indispensable la flota de vehículos, habida cuenta del gasto que suponen su mantenimiento y reparación, así como el pago de los distintos impuestos. Los sindicatos confían en que Interior reaccione y aumente el número de unidades, al menos en las comisarías más necesitadas. De momento, la consejería se ha comprometido a reubicar en Bilbao las furgonetas blindadas.

La falta de vehículos, sobre todo para prestar servicio en las zonas rurales, ha evidenciado el malestar de una plantilla que ya se había quejado previamente por unos recortes de material que también habían limitado la tinta de las impresoras e incluso el papel.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50