Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El botín de Emarsa se blanqueó en apartamentos de Francia

El juez ha ordenado la detención cuando la mujer ha acudido a declarar

Roca Samper sigue en paradero desconocido

Instalaciones de la depuradora de Pinedo que gestionaba la extinta y saqueada Emarsa.
Instalaciones de la depuradora de Pinedo que gestionaba la extinta y saqueada Emarsa.

El dinero saqueado en Emarsa se destinó a comprar apartamentos en Salviac (Francia) y venderlos. Varios millones de euros del botín obtenido en el fraude de la depuradora de aguas residuales de Pinedo por la facturación de tratamientos de lodos que no se produjeron fueron a parar a cuentas en Malta o Andorra tras invertirse en los apartamentos.

María Águila Aladrén Lejarraga, nacida en 1975, de profesión “herradora de caballos”, según su propia declaración, se convirtió ayer en una imputada clave en el esclarecimiento del saqueo de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa), sociedad pública que gestionaba las instalaciones de Pinedo. Aladrén, cuyo paradero era desconocido, acabó prestándose a declarar ante el juez Vicente Ríos, que instruye el caso. Entró como testigo, salió detenida al poco de empezar hacia la comisaría por orden del juez y volvió al juzgado a declarar como imputada. Hasta que se negó a responder a las preguntas que apuntaban que, contrariamente a lo que sostiene, mantiene el contacto con el principal imputado, Jorge Ignacio Roca Samper, de quien fue pareja y con el que tiene dos hijos.

El juez desmontó la versión de la mujer al aportar pruebas de que, contra lo que afirma, ha viajado recientemente a Rumanía, país al que conducen varias de las pistas. Tras negarse a responder a la fiscal y a las acusaciones, fue trasladada, como detenida, a dependencias policiales y está citada hoy de nuevo para declarar.

El juez Vicente Ríos decidió detener a María Aladrén cuando reconoció que figura como gerente de Lot Monopoly, una empresa creada, según explicó después, a iniciativa de su pareja, Jorge Ignacio Roca, para comprar una casa en Salviac, donde se trasladaron a vivir desde Igualada, en Cataluña, en 2008, y para adquirir unos 30 apartamentos que después irían vendiendo.

El juez prorroga la detención de la pareja del empresario en fuga

El juez la imputó por blanqueo de capitales y ordenó su detención por las “dudas que surgen acerca de su arraigo”. Por la tarde, al acabar su declaración, las acusaciones, entre las que figuran los socialistas, que denunciaron originalmente las irregularidades en Emarsa, pidieron que le aplicara prisión provisional, pero Ríos decidió prorrogar su detención para citarla de nuevo esta mañana, a propuesta del fiscal.

Aladrén aseguró haberse separado en septiembre de 2010 de Roca Samper, a quien dijo no haber visto desde entonces, pero con quien confesó mantener contacto a través de un teléfono móvil que él le pidió que tuviera siempre conectado. Roca está en paradero desconocido y hay una orden de búsqueda internacional sobre él por el caso Emarsa.

La declaración de la expareja del principal imputado de la causa confirmó que desde la empresa Erwinin se transfirieron grandes cantidades de dinero a Lot Monopoly (1,1 millones de euros solo en 15 meses, de marzo de 2009 a junio de 2010). Erwinin es una de las sociedades de Roca Samper que entre 2005 y 2010 se usaron para defraudar unos 11 millones de Emarsa, con la complicidad, según algunas de las declaraciones ante el juez, de varios de los cargos imputados, como el exgerente, Esteban Cuesta; el expresidente de Emarsa, Enrique Crespo, que dimitió como alcalde de Manises, del PP, a causa del escándalo, o el exgerente y el exjefe de explotación de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer, respectivamente.

La detenida confirmó al juez que envió a las cuentas que le indicó Roca el dinero que iba obteniendo de la venta de los apartamentos tras su separación. Una de esas cuentas estaba en Malta y era de la empresa Wanut Grouve. A preguntas del juez, la detenida reconoció haber abierto una cuenta en Andorra porque su pareja “siempre había tenido allí cuentas”. Descrita por sí misma como una madre dedicada a sus hijos, ignorante de los negocios de su expareja cuya dedicación era, según ella, “asesorar a sus clientes”, Aladrén confirmó que conoció a Lauren Dragomir en una de las visitas a Andorra.

Contactos rumanos conectan a dos de las sociedades con las que

se saqueó Emarsa

Sin domicilio acreditado

Este hombre aparece en el sumario del caso Emarsa como representante en Rumanía de la empresa Notec, la firma que heredó el papel de Erwinin y otras sociedades de Jorge Ignacio Roca Samper en el fraude de los lodos al facturar por trabajos no realizados. Notec es una sociedad vinculada a los imputados Enrique y José Luis Sena, por quien también preguntó el juez a la declarante, que negó conocerlos.

La declaración de María Aladrén se acabó abruptamente cuando dijo al juez que ahora reside en Zaragoza, pero que no puede acreditarlo. La mujer afirmó que desde abril de 2011 no ha salido de España, pero el titular del Juzgado de Instrucción número 15 le preguntó si el día 31 de julio pasado estaba en Bucarest y si voló de Bucarest a Barcelona, acompañada de su hijo. A lo que ella se negó a responder. El juez insistió en inquirir si en realidad vive en Rumanía. Entonces, la mujer rechazó contestar a más preguntas. Más tarde, el juez decidió prorrogar su detención.

Más información