Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado por amenazar a su esposa con hacer lo mismo que Bretón con sus hijos

San Sebastián libra otro fallo por abusar sexualmente de una persona con discapacidad

Un hombre que amenazó a su esposa diciéndole que “compartía lo que había hecho el padre de los niños de Córdoba”, José Bretón, y que “era capaz de llevarse a sus hijos al otro lado” ha sido condenado a nueve meses de cárcel por un juzgado de San Sebastián como responsable de un delito de amenazas leves.

Según la sentencia del caso, a la que ha tenido acceso Efe, los hechos ocurrieron el pasado 19 de abril, cuando el procesado mantuvo una conversación con el tío de su mujer en el transcurso de la cual hizo ambas afirmaciones que posteriormente el hombre puso en conocimiento de su sobrina.

La sentencia del juzgado donostiarra aclara que el encausado mantuvo otras dos conversaciones con el tío de su mujer, la primera de ellas el pasado 28 de abril, en el transcurso de la cual el imputado le dijo que “era capaz de rajarle el cuello” a su sobrina. En la otra, fechada el 9 de mayo, el procesado señaló al pariente de su esposa que “estaba ahorrando para llevarse a sus hijos a la República Dominicana”.

La resolución explica que el tío puso todos estos hechos en conocimiento de su sobrina, lo que “produjo en la víctima una natural intimidación” ya que se sintió “amenazada como consecuencia de las expresiones proferidas por su esposo”. La sentencia también le impide aproximarse a su mujer y a sus hijos durante un período de tres años.

A su vez, un hombre ha sido condenado a pagar una multa de 2.700 euros por abusar sexualmente de la hija discapacitada de su compañera sentimental en un local hostelero de San Sebastián.

Los hechos ocurrieron la tarde del 30 de marzo de 2011 en una céntrica cafetería donostiarra a la que el procesado acudió con su pareja y la hija de ésta, una joven de 20 años con un grado de discapacidad del 39%. La resolución judicial concreta que, mientras estaban sentados en el establecimiento, el imputado "tocó el cuerpo, los pechos y las nalgas" de la chica "por encima de la ropa", a pesar de que ésta "manifestaba su desagrado"Durante el juicio, el imputado admitió lo ocurrido y se mostró conforme con la pena solicitada.