Mas asegura que hará suyo el clamor de la manifestación de la Diada

El presidente de la Generalitat modula el lema independentista hacia la defensa del pacto fiscal "Nunca Cataluña había estado tan cerca de su plenitud nacional", dice en el discurso

Artur Mas no estará en la manifestación de la Diada, pero se comprometerá con el clamor que se desprenda de la marcha. El presidente de la Generalitat lo ha asegurado en el discurso institucional previo a los fastos del 11 de septiembre. Aunque se ausentará de la marcha porque, asegura, "le corresponde un rol más institucional, preservando la unidad del pueblo catalán", Mas se ha comprometido con sus manifestantes. "Mañana muchos compatriotas os manifestaréis en Barcelona. mi corazón estará con vosotros, y mi espíritu y compromiso, también. (...) Aunque sea en silencio, vuestro clamor es mío, vuestra voz es la mía, vuestros anhelos son los míos". 

De la marcha surgirá, con toda probabilidad, un mensaje inequívocamente independentista. Todos los manifestantes desfilarán por Barcelona bajo un lema claro: Cataluña, nuevo Estado de Europa. Aunque el Gobierno de CiU quiere usar la manifestación como argumento para defender el pacto fiscal ante Mariano Rajoy, en la reunión que Mas tendrá con el presidente el próximo 20 de septiembre. Por ello Mas se ha encargado en su discurso institucional en modular el mensaje independentista de la marcha hacia un genérico en el que cabe todo y en el que la federación nacionalista se siente más cómoda: el deseo de más libertad por Cataluña. "En definitiva, sean voces por el pacto fiscal, por el Estado propio, por el respeto que merecemos como nación pacífica y democrática que somos, o por nuestra dignidad, son todas voces que se alzan en la misma dirección: más justicia y libertad para Cataluña".

En un discurso lleno de ambigüedad soberanista, el presidente catalán ha defendido el pacto fiscal como un primer paso para Cataluña, en un camino que el propio Mas bautizó como "la transición nacional". "Hay un primer objetivo ampliamente aglutinador y compartido: el pacto fiscal", ha subrayado Mas, que considera que es la "batalla más urgente y el reto más importante" que tiene ahora Cataluña. El líder nacionalista, cuyo mandato se ha caracterizado por los fuertes recortes sociales, ha ligado la reinvidicación de una mejor financiación con un mayor bienestar para los catalanes: "Cataluña tiene mejor energía interna para vivir mejor de lo que vive. Producimos suficientes recursos y suficiente riqueza para vivir mejor de lo que vivimos". 

Mas se ha ahorrado cualquier referencia al rescate autonómico reclamado por Cataluña, y la mención a los recortes sociales ha sido mínima. Solo ha confesado que "son tiempos de decisiones difíciles" y, usando una de sus enésimas metáforas marineras, ha pedido comprensión por su Gobierno porque "Cataluña debe sacar agua del barco de manera constante".

La emotividad la ha enfatizado al recordar que Cataluña "pese a las derrotas, nunca se ha comportado como un pueblo vencido". El presidente ve dos motivos de esperanza: los colectivos y entidades "que trabajan generosamente por causas nobles" y la sensación que la comunidad nunca había tenido tan cerca la independencia: "Nunca como ahora Cataluña había estado tan cerca de su aspiración y su anhelo de plenitud nacional". 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS