El número de empleos para la campaña del verdeo se desploma

La sequía y el calor reducirán a la mitad los jornales y la producción

Recolección de aceituna de mesa en Morón (Sevilla).
Recolección de aceituna de mesa en Morón (Sevilla). GARCÍA CORDERO

La campaña de recolección de la aceituna de mesa o de verdeo arranca esta semana en la provincia de Sevilla y a principios de octubre lo hará en Córdoba y Málaga. Y lo hace con un panorama desolador para los productores, que han visto cómo la cosecha se va a reducir a la mitad a consecuencia de la sequía y las altas temperaturas de los últimos meses.

La consecuencia de ello se va a dejar sentir en el empleo, donde las organizaciones agrarias estiman que los más de seis millones de jornales de campañas anteriores también se verán reducidos a la mitad.

Andalucía concentra el 80% de la ceituna de mesa de España

La UPA considera incluso que la recolección del verdeo pasará de los 45 días del año pasado a los escasos 15 en esta campaña. La pérdida de más de tres millones de jornales en este sector se une a otra caída aún mayor en la recolección de la aceituna, donde la producción se reducirá más de un 70%. Solo en la provincia de Jaén se calcula que se perderán cuatro millones y medio de jornales, un argumento que sirve a grupos políticos y sindicales para demandar al Gobierno de la nación un PER extraordinario por los efectos de la sequía en el campo.

Andalucía concentra el 80% de la producción nacional de aceituna de mesa, un sector estratégico en las comarcas del Bajo Guadalquivir y que se centra principalmente en la provincia de Sevilla donde, con 85.000 hectáreas, se producen cerca de 300.000 toneladas (el 75% del total andaluz). Este cultivo aporta más de 940 millones de euros a la producción final agraria de la comunidad.

El sector en Andalucía

  • E La producción de verdeo en la anterior campaña fue de 523.000 toneladas (el 80% en Andalucía). La estimada para este año en la comunidad es de 209.000 toneladas.
  • E Existencias de campaña (diferencias entre entradas y salidas) a 31 de julio es de 408.000 toneladas.
  • E Los jornales en la recolección se reducirán a la mitad este año. La campaña pasará de 45 a 15 días.
  • E Andalucía concentra el 80% de la producción nacional y Sevilla el 75% de la cosecha andaluza.
  • E En la comunidad existen 242 industrias dedicadas al envasado de la aceituna de mesa.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La última campaña se cerró con una cosecha nacional de 523.000 toneladas, de las que más de 418.000 se produjeron en Andalucía. Este año, por tanto, la producción será de poco más de 200.000 toneladas. En la variedad manzanilla, que es la predominante en la comunidad, la COAG estima que habrá un 50% de cosecha respecto a un año normal, y en la variedad gordal, debido al golpe de calor en el mes de mayo, en plena floración, aún será peor ya que habrá mucha aceituna que no alcanzará el tamaño considerado normal. Para Antonio Rodríguez, responsable regional del sector en COAG, la merma de producción también está motivada por el hecho de que en invierno “no se acometieron los riegos para prevenir las consecuencias de las heladas debido a la pérdida de rentabilidad que atraviesa el sector”.

En circunstancias normales, los precios deberían autoregularse por la ley de la oferta y la demanda, pero tampoco este año va a ser así. El stock procedente de la anterior campaña, que era a finales de julio de 408.000 toneladas en todo el país, según la Agencia del Aceite de Oliva, va a hacer que las cotizaciones no suban excesivamente. “Aumentarán los precios, pero esto no compensará a los agricultores por las mermas en la producción debido a la sequía y a las altas temperaturas que hemos soportado en el mes de agosto”, indica Lope Ruiz, responsable regional de aceituna de mesa de UPA.

Las organizaciones agrarias aconsejan a los productores poner en marcha contratos tipo con objeto de garantizar una remuneración justa al agricultor y también para prevenir la posibilidad de que los precios al consumidor se disparen en momentos de escasez de oferta.

El sector también viene reclamando un plan de reestructuración por entender que la situación hace inviables muchas explotaciones debido a que los precios se mantienen prácticamente invariables desde hace más de 15 años, mientras que los costes de producción y recolección han aumentado más de un 70%. De hecho, Asaja estimó que la falta de rentabilidad ha llevado a que en los 10 últimos años 6.500 olivareros de verdeo hayan tenido que abandonar el sector. Además, la aceituna de mesa soporta un enorme diferencial entre precios en origen y destino, que en algunos casos se multiplica por 15.

La drástica caída en la producción llega en un momento general de crisis, cuando el consumo interior de la aceituna de mesa también se está resintiendo. Con todo, las exportaciones están haciendo que el sector mantenga el tipo. Así, los datos de la Agencia del Aceite de Oliva arrojan salidas en la última campaña de 478.000 toneladas, de las que 271.000 se destinaron a la exportación. Este buen momento de las exportaciones se manifiesta en que alrededor del 60% de la aceituna de mayor calidad (de manzanilla, sobre todo), se destine al mercado estadounidense, operación beneficiada por la relación euro-dólar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS