11 detenidos por la ocupación de una sucursal bancaria en la marcha del SAT

Los arrestados han sido puestos en libertad e imputados de un delito de desorden público y otro de coacciones

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) había anunciado “sorpresas” al paso de su marcha obrera por la provincia de Cádiz, y llegaron muy pronto. Minutos después de las nueve de la mañana de este lunes, hora a la que habían sido convocados los manifestantes en la explanada de la estación de trenes de El Puerto de Santa María, un grupo de personas ocupó una oficina de La Caixa. De ellos, 11 fueron detenidos poco después por agentes de la Policía Nacional. Tras pasar por comisaría, donde fueron identificados y se les abrieron diligencias, los detenidos han sido puestos en libertad e imputados de un delito de desorden público y otro de coacciones.

En la ocupación de la sucursal, una oficina situada en el barrio portuense de El Tejar, participaron más de 20 personas. La protesta se desarrolló, en principio, de forma pacífica, a excepción de algunos conatos de enfrentamientos con los agentes que formaban el cordón policial. Los propios manifestantes destacaron “el trato exquisito” que habían recibido por parte del director de la entidad. En el interior de la sucursal permanecieron aproximadamente una hora, durante la que se corearon lemas como “lucha obrera contra el paro”. Los empleados de la oficina continuaron desarrollando su trabajo durante este tiempo, ya que no se impidió la entrada y salida de clientes.

Más información
Un centenar de jornaleros del SAT ocupa el palacio de Moratalla
La Fiscalía trata de acelerar el procesamiento de Sánchez Gordillo
El Ministerio del Interior cierra el cerco sobre los actos del sindicato de jornaleros
El SAT reúne a más de 400 jornaleros en el inicio de su marcha por toda Andalucía

Finalmente, alrededor de las 10.00, los agentes decidieron intervenir y detener a las 11 personas que aún permanecían en la oficina de La Caixa. Los detenidos fueron conducidos, esposados, a los furgones policiales que los trasladaron a la comisaría. Entre los que participaron en la ocupación de la entidad se encontraba un menor de edad que la policía, después de identificar, no llegó a detener.

El portavoz del SAT, Diego Cañamero, acudió también a las dependencias policiales para esperar la puesta en libertad de los detenidos. Mientras, el diputado de Izquierda Unida Juan Manuel Sánchez Gordillo explicó a los alrededor de un millar de manifestantes congregados junto a la estación de El Puerto la situación de los activistas y los motivos de la acción de protesta: “La crisis continúa porque hay quien se está enriqueciendo con ella, y son los bancos. Ellos son los grandes verdugos de esta crisis, y nosotros los señalamos con el dedo”, justificó el parlamentario. El también alcalde de Marinaleda (Sevilla), apuntó además directamente al Ministerio del Interior como el responsable de ordenar las detenciones, un hecho que Sánchez Gordillo calificó de “kafkiano” porque “ni siquiera había denuncia de la propiedad”.

Los incidentes provocaron que esta etapa de la marcha Andalucía en pie, cuya salida estaba prevista para las nueve de la mañana, se retrasara hasta las doce del mediodía. A esa hora el grupo, escoltado por los efectivos antidisturbios que llegaron a la zona desde Sevilla, partió rumbo a la vecina localidad de Puerto Real. Durante el trayecto, los manifestantes lanzaron arengas como “tenemos la solución, los banqueros a prisión”. La marcha, que ocupó uno de los carriles de la carretera A-4, provocó algunas retenciones.

El grupo celebrará este lunes por la noche una asamblea en el recinto ferial de Puerto Real. Desde esta localidad partirán el martes por la mañana en dirección a Cádiz, donde una manifestación recorrerá la avenida principal de la ciudad. Los organizadores de la cuarta marcha obrera Andalucía en pie reclaman la necesidad de acciones de este tipo para denunciar las políticas del gobierno y los recortes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS