Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cree que la aproximación a ERC “dará frutos” pronto

Las relaciones entre ambas formaciones pasan por el mejor momento de la legislatura

Los partidos retoman su actividad la próxima semana y, tras la Diada, el pulso se centrará de nuevo en los presupuestos. El Gobierno de Convergència i Unió (CiU) contó en los dos últimos ejercicios con el apoyo del Partido Popular, garante hasta ahora de la gobernabilidad. Pero los populares se han alejado de CiU al acusarles de haberse deslizado por una deriva soberanista y el Ejecutivo de Artur Mas confía en tirar adelante las cuentas con los votos de Esquerra. El consejero de Territorio, Lluís Recoder, aseguró ayer en que el acercamiento entre ambos partidos “dará frutos” pronto.

Las relaciones entre ambas formaciones pasan por el mejor momento de la legislatura tras el acuerdo para impulsar el pacto fiscal. Para tirar adelante las cuentas, ERC exige impulsar el concierto, unas cuentas con menos recortes y más ingresos y explicaciones por el caso Palau. La condición que se antoja más difícil para el Gobierno es la que precisamente atañe a las cuentas: el Ejecutivo es renuente a cualquier subida de impuestos que afecte al sector financiero y entre los consejeros se da por hecha otra oleada de recortes.

Pese a la incertidumbre sobre los presupuestos, Recoder aseguró que el Gobierno “ni se plantea” convocar elecciones anticipadas. Mas sopesó esa posibilidad si fracasaba el pacto fiscal, pero Recoder cree que no es momento de seguir el camino del País Vasco. “No hay que hacer paralelismos”, dijo. Antes de hablar de las cuentas, el Gobierno deberá acordar su postura respecto a la manifestación de la Diada. Recoder evitó opinar y se limitó a decir que el Ejecutivo “estará a la altura de las circunstancias”.