Guerrero: “Hay muchos no imputados que pueden resolver las dudas”

El ex director general de la Junta afirma que "todos" conocían su trabajo y nadie lo cambió "No soy un putero ni un drogadicto", afirma para desmentir a su exchófer

Javier Guerrero, en la comisión de investigación del Parlamento andaluz.
Javier Guerrero, en la comisión de investigación del Parlamento andaluz.JULIÁN ROJAS

El ex director general de Trabajo de la Junta de Andalucía, Javier Guerrero, ha declarado en el Parlamento ante la comisión de investigación sobre los ERE fraudulentos y ha dicho que "hay muchos no imputados que pueden resolver dudas". Guerrero es el único imputado que permanece en prisión preventiva junto a su exchófer, Juan Francisco Trujillo, al no haber podido reunir los 250.000 euros que la Audiencia de Sevilla le impuso como fianza.

Guerrero ha rechazado responder a las preguntas de los diputados, pero ha realizado un breve alegato de defensa de apenas tres minutos en el que ha delegado la responsabilidad de sus actos sobre los Gobiernos de la Junta, sus servicios jurídicos, la Intervención General, los representantes de los empresarios y sindicatos y finalmente los partidos políticos. “Todos y cada uno de ellos han tenido conocimiento de mi trabajo”, ha apuntado. Guerrero ha asegurado en su intervención que nadie modificó el procedimiento de adjudicación de ayudas tras su cese.

"Absolutamente nadie, me dijo que realizara mis funciones de forma distinta a la que me instruyeron y nadie cambió cuando me fui", ha advertido a los diputados. Y ha insistido en el conocimiento generalizado de la situación: "Desde 1999, año en el que entré como director general de Trabajo hasta abril de 2008 cuando cesé, todos y cada uno de ellos han tenido conocimiento de mi trabajo".

Sobre las declaraciones de su exchófer Juan Francisco Trujillo que lo acusó de gastar dinero público en fiestas y droga, ha dicho que sabe los que vale un paquete de tabaco y un gin-tonic. "No soy un putero ni un drogadicto", ha afirmado para desmentir a su antiguo empleado. Sobre estas acusaciones ha concluido: "No voy a estar al pairo de quien quiera ponerme a caer de un burro (…) Lo único que quiero decir es que soy una persona jovial". La referencia a Trujillo la realizó la diputada de IU Alba Doblas durante su interrogatorio. Cuando esta mencionó las copas y la cocaína citadas por el exchófer, Guerrero torció el gesto y utilizó el tono más grave que pudo e hizo visible su enfado.

El abogado del ex alto cargo, Fernando de Pablo, ya avanzó que el ex alto cargo iba a leer hoy un comunicado al igual que los tres primeros comparecientesen la comisión parlamentaria. El ex director general se ha excusado por no responder, aunque ha dicho que todas las preguntas "están contestadas en el juzgado”. También ha negado que haya acordado no hablar al afirmar: “No tengo ningún pacto de silencio”.

"He sido un gestor público desde los 20 años y es a lo único que me he dedicado", ha concluido ante los diputados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El principal imputado en el caso de los ERE ha sido trasladado desde la cárcel Sevilla para responder ante la comisión, aunque su intervención apenas ha superado los cinco minutos. Tras más de cinco meses en prisión, Guerrero está algo más delgado y mantiene su media barba. Durante su comparecencia estaba pálido, vestía corbata y chaqueta oscura, camisa blanca, y estaba sentado junto a su abogado, Fernando de Pablos.

El ex director general de Trabajo permanece en prisión desde el pasado 10 de marzo tras tres días de declaración ante la juez Mercedes Alaya en los que ofreció su versión de los hechos durante 10 años de gestión (1999-2008) al frente de Trabajo para gestionar un fondo dotado con 647 millones, pero que finalmente costó 1.217 millones, según un avance de auditoría realizado por la Cámara de Cuentas de Andalucía.

Guerrero está imputado de los delitos continuados de cohecho, prevaricación, malversación de caudales públicos, además de dos delitos de falsedad en documento oficial y un último delito de falsedad en documento mercantil.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS