El TSJ rebaja de 12 a 3,8 millones la sanción al Atrium Beach de La Vila

Ayuntamiento y Generalitat la dan por buena, pero la empresa anuncia que recurrirá

La mayor infracción urbanística del litoral valenciano sigue pendiente de las resoluciones judiciales nueve años después de la paralización de las obras del hotel Atrium Beach, en La Cala de La Vila Joiosa, rebautizado después como La Vila Resort, donde dos accidentes laborales en los que murieron tres obreros en 2003 dieron pie el descubrimiento de un exceso de edificabilidad de 53.000 metros cuadrados. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) le ha impuesto ahora, según una sentencia del pasado 13 de julio, una sanción de 3,8 millones de euros tras obligar el Tribunal Supremo (TS) al alto tribunal valenciano a que volviera a juzgar el fondo del asunto, ya que en junio de 2008 el TSJ estimó la caducidad del expediente sancionador que el Consell le abrió a la empresa promotora, Hotel Luna, SA, y anuló la sanción de 12 millones de euros que le impuso la Consejería de Territorio.

El TSJ ha fijado la nueva multa en base al valor del “estado real de la obra ilegal en el momento de su ilegalización y no el presupuestado para la obra acabada o el relativo a su valor de mercado. Valor que se ha fijado pericialmente en 25.552.391 euros, sobre el que hay que aplicar la correspondiente sanción”. El Reglamento de Disciplina Urbanística concreta que puede castigarse con una multa del 10 al 20% del valor de la edificación, así que los 3.832.858,74 euros de la sanción corresponden justamente al 15% de la obra, que sigue paralizada y con su esqueleto al aire desde 2003.

Tanto el Ayuntamiento como la Generalitat han decidido no presentar un nuevo recurso de casación al Tribunal Supremo, cuyo plazo vencía el pasado 30 de julio, pero sí que lo ha hecho la empresa, disconforme con la sanción, que siempre ha defendido la vigencia de la licencia de obras con la que levantó el hotel. El edil de Urbanismo de La Vila, Jerónimo Lloret, ha dicho mediante un comunicado que “se trata de una excelente noticia para el Ayuntamiento y de un éxito para la Administración”.

Sin embargo, el Supremo tumbó el pasado 22 de mayo el Plan de Reforma Interior y Mejora del Atrium aprobado en octubre de 2005, un documento elaborado por el mismo promotor con el que el Ayuntamiento de La Vila intentó legalizar el exceso de obra y en el que se basó para darle una nueva licencia de obras en diciembre de 2006, cuya legalidad también ha sido recurrida por el exconcejal independiente vilero Pedro Lloret. El TS acusó al Consistorio de haber “desplazado el interés general por el interés particular” y de no ejercitar “sus potestades con el objeto de satisfacer el interés público del municipio”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS