Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación suaviza los requisitos de la beca salario para que sean menos “excluyentes”

No será necesario que el solicitante sea parado de larga duración ni que tenga hijos a cargo

La consejera Mar Moreno
La consejera Mar Moreno

La denominada beca salario —pensada para que jóvenes de entre 18 y 24 años en el paro y con cargas familiares completaran sus estudios de ESO, Bachillerato o Formación Profesional— cambiará a partir del próximo curso. Los requisitos impuestos por la Consejería de Educación para acceder a esta ayuda mensual de 400 euros han sido demasiado duros. Cuando se anunció la beca hace un año, se dijo que 3.000 jóvenes podrían beneficiarse. La consejería no aclara cuántas personas, finalmente, han recibido la ayuda. Pero sí ha reconocido, en declaraciones a Europa Press, que los requisitos eran “demasiado duros” y con “condiciones excluyentes”.

Educación ha abierto una nueva convocatoria de esta beca “segunda oportunidad”. Y ha modificado las bases para que más personas se puedan acoger a esta ayuda en su segundo año de implantación en Andalucía.

La novedad más destacada tras esta modificación es la flexibilización de los requisitos que deben cumplir los solicitantes, ya que este curso no será necesario ser parado de larga duración (es decir, llevar más de 12 meses inscrito en el Servicio Andaluz de Empleo) ni tener hijos a cargo. Estas circunstancias, sin embargo, seguirán contando y darán más puntos a los posibles beneficiarios.

Aunque Educación no aporta datos ni de los solicitantes ni de los beneficiados, la consejería reconoce que ha decidido “flexibilizarlos” y optar por una “baremación flexible” que garantice la concesión de la totalidad de ayudas convocadas.

El departamento de Mar Moreno sostiene ahora que la convocatoria del curso pasado fue, sobre todo, “piloto”, que “sirvió de ensayo” y que “se tramitó con el curso prácticamente en marcha”. Esta beca nació con la intención de poder recuperar a los alumnos que se habían visto forzados por la crisis a dejar sus estudios.