Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga la mina de oro de Corcoesto

Una plataforma ecologista la denunció por daños al medio ambiente

La Fiscalía de Medio Ambiente procedió a la apertura de diligencias de investigación penal contra el proyecto de mina de oro a cielo abierto en la zona de Cabana de Bergantiños, por un presunto delito “contra los recursos naturales y el medio ambiente”. Las investigación a la empresa canadiense Edgewater, promotora de la mina en la parroquia de Corcoesto, viene justificada por la proximidad del macroproyecto con la Rede Natura y por el uso de una tecnología “altamente contaminante”, según informa la Plataforma pola Defensa de Corcoesto, que encabeza la oposición al aprovechamiento y que lo denunció al fiscal.

La mina, que ocupará más de 770 hectáreas de superficie arbolada, se ubicará en un espacio próximo al río Anllóns, declarado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Los vecinos denuncian que el daño puede ser irreparable y se puede extender hasta los propios bancos marisqueros de las rías de Corme y Laxe.

El proyecto de la empresa ya reconocía que hará vertidos en las cuencas fluviales de metales pesados en concentraciones superiores a las marcadas por ley y que generarán 17 millones de toneladas de residuos que quedarían en Corcoesto “para siempre”, a 200 metros de las viviendas más próximas. También se emplearán 1,49 toneladas de cianuro y se extraerán 1,1 millón de litros de agua al día, lo equivalente al consumo de 6.500 personas.