San Sebastián sanciona dar un espacio al grupo de contacto de Currin

El Grupo Internacional de Contacto (GIC) liderado por el abogado sudafricano Brian Currin contará a partir del próximo mes de septiembre con un espacio en la Casa de la Paz y los Derechos Humanos de Aiete, en San Sebastián. La Comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento donostiarra aprobó el viernes la cesión del espacio, al igual que el de otras salas a diversos organismos, según informó ayer el consistorio.

El simple anuncio de la cesión del espacio el pasado mes de mayo provocó el abandono por parte del Partido Popular de la comisión por entender que el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, que a su vez preside el organismo, prestaba más atención a Currin que a las propias víctimas de ETA. Un enfrentamiento más entre Izagirre y la oposición a apuntar en la lista.

Entonces también se escucharon las voces contrarias del PSE y del PNV. Sin compartir el abandono, los socialistas recordaron que en materia de paz, en una ciudad como San Sebastián donde ETA ha asesinado a más de un centenar de personas, las decisiones deberían reflejar al sentir de todos. Los nacionalistas, que no vieron con malos ojos la cesión del espacio, recordaron a Bildu que debía hacer gestos en favor de la paz en muchas más direcciones.

Sin embargo, la retirada de los socialistas de la comisión no tardó en llegar. Esta vez a causa de otra de las polémicas que ha alimentado el quehacer del Ayuntamiento donostiarra en los últimos meses. La subvención de 9.000 euros por parte del consistorio a un documental sobre los presos de ETA, y que finalmente el Ayuntamiento retiró.

Otros ocupantes

El organismo aprobó por tanto el viernes la cesión del espacio con la exclusiva presencia de Bildu y PNV. El mismo escenario en el que se celebró el pasado mes de octubre la Conferencia de Paz Internacional además de servir al GIC a través de Lokarri tendrá otros vecinos.

El Observatorio Internacional del Derecho Humano a la Paz contará con otro despacho, así como la Asociación Euskal Fondoa. Además, el Consistorio traslada varios departamentos municipales al antiguo palacio de veraneo de Franco.

El número de solicitudes para utilizar el edificio ha aumentado considerablemente, según el Ayuntamiento, que asegura en su texto que “este espacio se ha convertido en un referente y, además de ser un símbolo, es una herramienta indispensable para avanzar en la normalización política que vive actualmente Euskal Herria”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50