Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanidad, la batalla que no cesa

Gobierno vasco y PNV escenifican su enésimo desencuentro

Las críticas a la gestión del departamento coinciden con la prueba de la receta electrónica

Utilización de la receta electrónica, ayer en una farmacia de Abetxuko.
Utilización de la receta electrónica, ayer en una farmacia de Abetxuko.

La sanidad es uno de los principales campos de batalla en los que Gobierno vasco y PNV libran con más ahínco sus abiertas diferencias. La pugna no cesa desde el primer día de la actual legislatura, como santo y seña de esta falta de entendimiento entre ambos bandos.

Ayer, la pugna volvió a repetirse mirando uno y otro hacia lados diferentes. Mientras en el barrio vitoriano de Abetxuko se asistía a la segunda etapa de la prueba experimental de la receta electrónica, la parlamentaria jeltzale Nerea Antia, principal ariete de referencia contra las políticas del consejero Rafael Bengoa, dijo en el Parlamento que la gestión de los socialistas en la Sanidad vasca es un ejercicio de autobombo y que tiene un balance bastante ruinoso. Ocurrió, desde luego, en una jornada especialmente incómoda para el Gobierno vasco al conocerse que la admisión del recurso del Ejecutivo central por el Tribunal Constitucional complicaba la gratuidad de los medicamentos ya que toma cuerpo de inmediato el copago.

Otra preocupación para un departamento acostumbrado peligrosamente a los sustos y que ayer volvió a recibir nuevas descalificaciones que prolongan el desencuentro con los nacionalistas. De hecho, las denuncias cruzadas, el paso por comisiones de investigación y los tribunales han abonado un escenario de imposible entendimiento.

Para el PNV, el consejero de Sanidad ha “perdido” los más de tres años que han transcurrido de esta legislatura, ya que se ha limitado a “vender humo y hacer autobombo”. Lo dijo ayer en la Cámara Nerea Antia, junto a sus compañeros de partido Kerman Orbegozo y Josune Gorospe. Desde el departamento se limitaron a informar sobre el grado de aceptación de la receta electrónica, la novedad más reciente del equipo de Bengoa, a quien atribuyen una posición demasiado alejada de los temas relativos al consumo.

Los Farmacéuticos de Álava creen que ‘e.Rezeta’ es una mejora en el servicio

Antia, parlamentaria alavesa que no repetirá en la próxima legislatura, criticó los negativos efectos que, a su juicio, ha tenido la reorganización hospitalaria en Vitoria, con la “absorción” del Hospital de Santiago por el de Txagorritxu. “El día a día se les ha ido de las manos”, dijo.

También en Vitoria, el bando contrario siguió adelante con el desarrollo de sus acciones, que para el PNV se reducen a “buscar la foto”. En esa línea, el director general de Osakidetza informó de que un total de 107 pacientes, con 244 dispensaciones de medicamentos, han usado la receta electrónica en la localidad vizcaína de Derio, donde se puso en marcha este servicio hace tres días.

El dato fue conocido durante la presentación de la extensión al barrio vitoriano de Abetxuko de este servicio, que permite que los ciudadanos puedan recoger sus medicamentos en la farmacia sin recetas de papel y con mayor seguridad en el uso de los medicamentos

En un comunicado, el Departamento de Sanidad ha explicado que el primer día de e.Rezeta en Abetxuko “está discurriendo con total normalidad y sin incidencias” y ha destacado que muchos vecinos han afirmado conocer bien el funcionamiento del nuevo modelo de receta gracias a la información previa que se les ha facilitado. A esta valoración positiva se unió el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Álava, Pedro Rivero, al considerar que e.Rezeta supone “una mejora en la calidad del servicio farmacéutico y una mayor integración del profesional de la farmacia en el sistema sanitario”. A su vez, ha subrayado que la receta electrónica “mejora la autonomía del paciente que, en definitiva, es el principal beneficiado”.

Para el PNV, quedan muchas más lagunas pendientes. Una de ellas, según Kerman Orbegozo, es la puesta en marcha de Osarean, el nuevo modelo de relación entre el paciente y Osakidetza con la utilización o potenciación de medios como el teléfono o internet, porque “no ha dado los resultados prometidos”.