Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU limita a Oriol Pujol las explicaciones por el ‘caso Palau’

Los nacionalistas temen que el escándalo eclipse el debate sobre el pacto fiscal

El secretario general de CDC, Oriol Pujol, en junio de 2012.
El secretario general de CDC, Oriol Pujol, en junio de 2012.

La investigación del juez Josep Maria Pijuan sobre la supuesta financiación irregular de Convergència Democràtica a través del Palau de la Música se centra especialmente en el periodo 2002-2008. En aquella época los dirigentes más destacados del partido eran el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol; el actual presidente, Artur Mas, y el consejero de Interior, Felip Puig. Sin embargo, a pesar de que los dos últimos siguen en primera línea política, ninguno de ellos dará explicaciones en el Parlament como reclama insistentemente la oposición. Esta es al menos la intención de Convergència Democràtica, que quiere limitar el alcance del caso y poner sordina al debate parlamentario. De ahí que CDC haya ofrecido al actual secretario general del partido, Oriol Pujol, para dar explicaciones del caso en el Parlament, un gesto que ayuda a proteger a Artur Mas y a Felip Puig.

Convergència intenta, además de proteger a su líder, volver a centrar el debate político en el asunto al que Artur Mas ha fiado el éxito de esta legislatura: la consecución del pacto fiscal. La semana que viene se debate en el Parlament la posición de los partidos catalanes sobre este asunto en una sesión clave para los nacionalistas y nadie en la federación quiere que el pleno quede eclipsado por la presunta financiación irregular de Convergència. De ahí que Oriol Pujol se haya ofrecido a dar explicaciones en la Cámara, pero en ningún caso justo antes o después del pleno del pacto fiscal, que se celebrará el miércoles. CiU quiere dejarlo para la semana siguiente.

Oriol Pujol ha admitido por la tarde que no quiere mezclar una cosa con la otra. “Sería bueno que [la comparecencia] se produjera lo antes posible”, ha dicho el secretario general de Convergència. Él mismo ha propuesto dar sus explicaciones “alrededor de los últimos días de julio”. “Si bien lo que pedimos, y creemos que eso se entenderá, es que en ningún caso interfiera la celebración del pleno para aprobar el pacto fiscal”, ha añadido. Pujol ha afirmado que, en su opinión, el asunto “debería articularse por la vía judicial, que es el canal que ya está abierto”. Los nacionalistas han depositado al mediodía en el juzgado el original y una copia de las escrituras de propiedad de su sede y una tasación que acredita que su valor es superior a la fianza de 3,2 millones de euros impuesta por el juez a Convergència como responsable civil “a título lucrativo” por el desvío de dinero del Palau.

La comparecencia de Pujol era el requisito mínimo de ERC para salvar a Mas de presentarse en el Parlament. Esta decisión ha causado enorme malestar en las bases republicanas, que han hecho llegar decenas de quejas a la dirección a través de las redes sociales. En un intento de apaciguar los ánimos, la dirección de ERC ha pedido que las comparecencias no se limiten a Oriol Pujol, sino que se explique también Felip Puig, exsecretario general de Convergència y consejero de Obras Públicas en la época en que, según la policía, varios contratistas de obra pública de la Generalitat financiaron la fundación de Convergència.