Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga de celo en la policía municipal

Dos sindicatos piden que los agentes actúen con “iniciativa nula”

Dos sindicatos mayoritarios dentro de la Policía Municipal han hecho un llamamiento a sus compañeros (7.000 agentes) para que trabajen a reglamento. Esto supone que no hagan ninguna hora extra, que no salgan con vehículos que no hayan pasado la inspección técnica de vehículo (ITV) o que no acometan nuevos servicios hasta no haber completado el último. La propuesta, llamada “iniciativa nula”, es la medida adoptada ante los recortes que están sufriendo por parte de la Administración.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) y la Unión de Policía Municipal (UPM), con más de 5.000 policías afiliados en toda la región entre ambos, están preparando un catálogo de actuaciones para frenar la actividad de los agentes durante su jornada laboral. “Les hemos dicho a los agentes que se dediquen a denunciar lo que no funcione en la ciudad y no al ciudadano. Por ejemplo, dedicarnos a ver si una farola no alumbra o si una papelera está rota”, afirma el secretario de Comunicación de CPPM, Julián Leal. “En muchas ocasiones, cuando hay un coche en doble fila, no esperamos a la grúa y vamos a hacer otro servicio. Ahora no lo haremos así. Nos quedaremos allí porque así lo marca el reglamento, aunque no podamos atender otros servicios”, añade Leal.

Ambos sindicatos constatan que en el cuerpo hay “un ambiente de desengaño total y de enfado” por los recortes que se está traduciendo en una pérdida continua del poder adquisitivo. “Se está acusando a los funcionarios de todos los males y de que casi seamos los culpables de esta crisis. No se nos puede repercutir todo eso en nuestro salario”, añade Leal.

La llamada iniciativa nula también supondrá que los agentes denuncien la falta de medios materiales que sufren. “Antes de subirnos a un vehículo, veremos si está listo y ante la duda no saldrán los policías. No nos vamos a jugar la vida”, destaca Juan José García Higueras, de UPM. “Muchas veces trabajamos en condiciones lamentables y haciendo temas que no competen a la policía”, apostilla Julián Leal.

“Vamos a trabajar a reglamento, es decir, solo a lo que nos obligue el cargo, que se atiendan las intervenciones solicitadas por los ciudadanos y por la emisora y nada más”, matiza García Higueras. Eso supone que no se harán horas extraordinarias y que, en caso de que un servicio se prolongue fuera del horario establecido, los agentes deberán pedir que les releven con la mayor brevedad.

Los sindicatos, de todas formas, han pedido que los policías trabajen “con inteligencia”, ya que detrás de toda actuación están el departamento de Asuntos Internos. Este podría sancionar a los agentes que incumplan sus obligaciones, lo que acarrearía sanciones graves o muy graves. “No vamos a dejar de hacer nuestro trabajo. Lo único que vamos a dejar de hacer es todo aquello que sobrepase nuestras atribuciones”, concluye García Higueras. “No se puede demonizar al funcionario y encima hacerle pagar todo lo que se debe. Lo que deberían hacer es reducir tanta Administración central, autonómica y local como existe en España y que supone miles y miles de sueldos a políticos”, destacó el secretario de UPM.

La Concejalía de Seguridad no ha querido opinar sobre la medida iniciada por CPPM y UPM.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram