El Sergas frena la prescripción de un medicamento contra la hepatitis C

Un paciente denuncia que lleva dos meses sin tratamiento por la demora

Hasta un mes y veinte días tuvo que esperar Eduardo Alonso Canedo, enfermo de hepatitis C, para obtener una respuesta del Servizo Galego de Saúde (Sergas). A su juicio, su pregunta era simple: “¿Cúando voy a recibir el tratamiento que me recetaron?”.

Eduardo lleva ya tiempo afectado por la hepatitis C. El pasado 9 de mayo le realizaron un fibroscan —que permite obtener unos resultados análogos a los de una biopsia— en el que le detectaron un aumento significativo de la fibrosis en el hígado. Por ello, su especialista le recetó el tratamiento que consideró más adecuado ahora mismo, compuesto por peginterferón, ribavirina y telaprevir. Este paciente ya había sido tratado con los dos primeros medicamentos, que venían siendo la opción más aconsejable para el genotipo 1 de hepatitis C, como es su caso, el más difícil de tratar. La gran novedad es el telaprevir, que lleva desde hace menos de un año en el mercado y que, según los expertos, aumenta enormemente la eficacia del tratamiento.

La sorpresa de Eduardo llegó al dirigirse a la farmacia del Complexo Hospitalario Universitario Clínico de Santiago (CHUS) —ya que este tipo de fármacos solo se dispensan en hospitales— cuando el responsable le comunicó que carecía de la medicina, pues su prescripción no había sido aún aceptada por el Sergas.

Más información
Caos en el copago por la desintonía con la Seguridad Social
Los hospitales improvisan camas

Ante el desconcierto, Eduardo le remitió una solicitud al Sergas en la que preguntaba los motivos por los que no estaba disponible su tratamiento, recetado por el médico, y demandaba conocer la fecha en la que podría tener acceso. Así, desde la Dirección de Asistencia Sanitaria le respondieron que se estaban realizando todas las gestiones para cumplir con los criterios de “calidad, seguridad y eficiencia” con la mayor premura, sin ofrecerle una fecha concreta. En el CHUS confirman que el telaprevir aún no está admitido por el Sergas, por lo que no cuentan con el para dispensarlo.

Eduardo remitió otras tres solicitudes pero no obtuvo respuesta tras los 30 días de máximo que establece el Sergas para contestar. Después de descartar la vía legal por la demora que pudiera implicar, decidió acudir a varios medios de comunicación. Es entonces cuando el director de Asistencia Sanitaria le concede una entrevista, que transcurrió durante la mañana de ayer. Félix Rubial le comunicó a Eduardo que hoy se celebra una comisión entre el Sergas y hepatólogos en la que se decide si el fármaco será admitido en el catálogo. Aunque no le dio una fecha, le prometió que el fármaco sí sería aceptado. Por su parte, el CHUS ya recibió una comunicación de Sanidade confirmando que el antiviral podrá empezar a ser dispensado.

Una comisión decide hoy si aceptar el fármaco dentro del catálogo de medicamentos

La dosis de telaprevir cuesta al menos 3.500 euros a la semana por paciente, según una investigación de la Universidad de Stanford (EEUU) dirigida por el profesor de medicina Jeremy Goldhaber-Fiebert. A pesar de las razones del Sergas, Eduardo sospecha que el alto precio puede ser el motivo de que lleve casi dos meses sin recibir tratamiento médico alguno contra su hepatitis. A la espera de ver cumplida la promesa del ente público, ahora lo único que quiere saber es cuándo va a poder empezar con su medicación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS