Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alhambra que marcó a Sorolla

Una muestra reúne 50 obras del artista realizadas tras sus visitas a Andalucía

Visitantes en la muestra 'Sorolla. Jardines de luz'. Ampliar foto
Visitantes en la muestra 'Sorolla. Jardines de luz'.

Joaquín Sorolla (Valencia, 1863-Madrid, 1923) visitó por primera vez la Alhambra en 1909. La intimidad de sus patios, construidos con luz más que con mármoles y yesos, o el frescor y la paz que destilan los jardines del Generalife marcaron profundamente la sensibilidad del artista, que volvió al conjunto nazarí en 1910 y 1917. Fruto de esos encuentros Sorolla pintó repetidamente distintos espacios y jardines del conjunto entre los que se encuentran la torre de los Siete Picos, el patio de Arrayanes, el mirador de Lindaraja, el patio de Comares o el jardín de Daraxa. Éstas y otras muchas obras se exhiben desde el viernes en el Museo de Bellas Artes del Palacio de Carlos V bajo el título de Sorolla. Jardines de luz.

La muestra, abierta hasta el próximo 14 de octubre, reúne medio centenar de obras del pintor valenciano que llegan, en su mayoría —23 de las 50— del Museo Sorolla de Madrid. El resto provienen de instituciones y colecciones privadas de todo el mundo, algunas de las cuales se expondrán al público por primera vez. La exposición incluye, además, documentos del artista, cartas y fotografías, y el libro de firmas de la Alhambra, donde Sorolla dejó constancia de su paso por el monumento granadino.

Comisariada por un comité de expertos compuesto por Tomás Llorens, Blanca Pons-Sorolla —biznieta del artista—, María López Fernández y Boye Llorens, la muestra reconstruye el encuentro de Joaquín Sorolla con Andalucía y su cultura y el descubrimiento que experimentó el artista con los patios y jardines árabes del Real Alcázar de Sevilla y de la Alhambra. Especialmente el contraste del color rojizo del conjunto con el blanco de las montañas de Sierra Nevada. Estas obras nacidas de su fascinación por los jardines islámicos calan tan profundamente en él que acabarán remodelando la poética y el estilo de su obra en sus últimos años y le llevará a recrearlos en el jardín de su casa madrileña.

La exposición del palacio de Carlos V presenta también documentos, cartas y fotografías

La muestra, organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife, el Museo Sorolla y Ferrara Arte, se inauguró el pasado enero en el Palacio del Diamante de Ferrara (Italia) y, tras su paso por Granada, podrá verse en el Museo Sorolla de Madrid a partir del 29 de octubre.

Sorolla. Jardines de luz está dividida en cinco secciones: La tierra, El agua, El patio, El jardín y El jardín de la casa Sorolla, y se centra en un momento crucial de la vida creativa del pintor, en los años de plena madurez, y en composiciones donde las arquitecturas vegetales, los mármoles, las cerámicas, la luz y los colores cobran vida como si el artista se hubiera detenido sobre los reflejos del agua, las geometrías arquitectónicas y el mosaico cromático de los jardines.

El proyecto cuenta también con un catálogo realizado por Ediciones El Viso que se ha publicado en tres idiomas (español, francés e inglés) y que cuenta con textos escritos por especialistas en Joaquín Sorolla y reproducciones gráficas de todas las obras de la muestra.