Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UPC retrasa la nómina de junio de sus 5.000 empleados y solo les pagará el 70%

El rector atribuye el retraso a la falta de la transferencia nominativa de la Generalitat

Profesores, investigadores y personal administrativo solo cobrarán el 70% de junio y la extra

Los 5.000 profesores, investigadores, administrativos y personal de servicios de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) cobrarán este mes con retraso: debían cobrar ayer, pero no lo harán hasta la semana que viene. Además, no percibirán el sueldo ni la paga de verano íntegros: solo el 70%. Así lo ha informado el rector, Antoni Giró, por correo electrónico a todo el personal. Giró argumenta que el pasado viernes la Generalitat comunicó que “la transferencia correspondiente al mes de junio” no iba “a ser transferida el día 25, como es habitual, sino el 29, y que no podrá cubrir el importe total de la nómina más paga extra”. Fuentes de la Generalitat, sin embargo, aseguran que las transferencias nominativas se están pagando el día 29 de cada mes desde el pasado mes diciembre, cuando se produjo el retraso en el pago de la paga extra como consecuencia de las tensiones de tesorería, y que la administración abonará el 100% de la transferencia.

El rector explica en la carta que el ingreso de la nómina “no será efectivo hasta primeros de julio, aproximadamente entre los días 2 y 5", y que el importe que los empleados recibirán “supondrá solo el 70% del total líquido” que corresponde a la nómina de mes de junio más la paga extra. Sobre el 30% restante, Giró dice: “Os será ingresado en el momento en que dispongamos del acuerdo de Gobierno de la Generalitat que nos permita hacer efectiva la póliza de tesorería que hemos estado negociando últimamente con una entidad financiera. Esto será, previsiblemente, a mediados de julio”.

El máximo responsable de la UPC explica en la carta que esta póliza asegura el cobro del 100% de la nómina, aunque puede retrasarse el pago “en tanto la Generalitat no nos asegure que realizará la transferencia en los plazos habituales”. Una portavoz añade que, además del retraso en la transferencia nominativa de la Generalitat, la causa de la demora en las dos pagas se debe a la deuda que arrastra la Universidad: 33 millones de euros de fondos procedentes de la Generalitat y otros cuatro procedentes del ministerio, según la misma portavoz. De hecho, las tensiones de tesorería de la organización la llevaron hace unas semanas a pedir, también por carta, a sus empleados que ahorraran en todo aquello que pudieran.

Giró se despide asegurando que lamenta “sinceramente las actuales circunstancias, que (...) obligan a aplicar estas medidas excepcionales”, así como el poco tiempo con el que ha avisado. “La universidad no se puede sustraer a las circunstancias macroeconómicas que inciden en las finanzas de las Administraciones públicas”, añade.

A esta incidencia se añade el 5% de rebaja salarial que sufrirán todos los empleados de organismos de la Generalitat.