Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adelson aplaza la decisión sobre Eurovegas para lograr más ayudas

El promotor del proyecto decidirá en septiembre; mientras, busca financiación

Los representantes del magnate dicen que la primera fase del plan requiere 6.000 millones

La firma alaba a los Gobiernos de Cataluña y Madrid, que califica de "agresivos" y "competitivos"

Barcelona y Madrid tendrán que seguir esperando. La ubicación definitiva de Eurovegas no se conocerá hasta las primeras semanas de septiembre, dos meses después de lo previsto. El impulsor del macrocasino, Las Vegas Sands Corporation, ha aplazado su decisión, consciente de que a estas alturas el tiempo corre a su favor: en competencia perfecta, los dos Gobiernos autónomos implicados en la puja echan el resto para satisfacer al grupo propiedad del magnate Sheldon Adelson y quedarse con la inversión, escudándose en la imperiosa necesidad de crear empleo.

Y de paso, el tiempo quizás ablande también el grifo del crédito bancario, atrancado desde hace meses y vital para ejecutar el complejo: dos de cada tres euros de inversión llegarán de la banca. En estos momentos, más que la ubicación, la necesidad de financiación es el gran obstáculo al que se enfrenta el proyecto, según explicó ayer el director de operaciones de Las Vegas Sands, Michael Leven, encargado de romper el silencio que hasta ahora ha envuelto las negociaciones en torno a Eurovegas. Según dijo, la primera fase del proyecto —cuatro hoteles y dos casinos— requerirá una inversión de alrededor de 6.000 millones de euros y dos de cada tres euros los tendrá que aportar la banca. Si ese dinero no llega, el grupo se plantea reducir el ambicioso proyecto. Pero igualmente consideran indispensable adquirir las 800 hectáreas de Viladecans, Sant Boi y El Prat de Llobregat que les ofrece el Gobierno catalán.

Tras meses de conversaciones, el grupo estadounidense ha sacado sus propias conclusiones. Entre otras cosas, que ha topado con unos Gobiernos autónomos “colaboradores, competitivos, agresivos e incansables”, según los adjetivos que utilizó Leven durante su primera comparecencia ante los medios de comunicación. Con un semblante despreocupado, como si supiera que controla las riendas del proceso, la mano derecha de Adelson restó importancia a la grave crisis que atraviesa España —“la razón de estar aquí es porque creemos en este país”, apuntó— y aseguró que Eurovegas solo tiene dos candidatas, “Barcelona y Madrid”, y que ninguna parte con ventaja.

Sheldon Adelson, magnate norteamericano del juego.
Sheldon Adelson, magnate norteamericano del juego.

Uno de los principales elementos que había puesto sobre la mesa Las Vegas Sands era que se pudiera fumar en el complejo, posibilidad que la legislación sanitaria española impide para cualquier espacio público. Las afirmaciones que Leven realizó ayer, minutos después de haber comido con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y los consejeros Andreu Mas-Colell y Lluís Recoder, permiten pensar que ya ha llegado a un acuerdo con la Administración para que el macrocasino disponga de espacios especialmente habilitados para fumadores. De la misma forma, la Generalitat está dispuesta a agilizar la tramitación urbanística del proyecto para agradar al grupo e, incluso, a rebajar la tributación actual del juego, que, aunque Las Vegas Sands diga que será solo una parte del negocio del complejo, aportará cerca de una cuarta parte de su negocio.

Entre las previsiones de Las Vegas Sands Corporation figura la apertura en 2015 o 2016 de sus primeros cuatro grandes hoteles y dos casinos, que empezaría a construir en 2014, siempre y cuando esté cerrado el planeamiento urbanístico. Leven sostuvo ayer que, una vez decidida la ubicación definitiva, la construcción podría empezar al cabo de “ocho o nueve meses”, unos plazos de obra desconocidos hasta el momento en territorio catalán. Para ello, la Generalitat podría aprobar un planeamiento urbanístico especial, como el que fue necesario en los noventa para desencallar la construcción de Port Aventura.

El conjunto del macrocasino debería estar en marcha, según el proyecto del grupo estadounidense, en 2021. Para entonces se habrían invertido un mínimo de 17.000 millones de euros, y se generarían hasta un cuarto de millón de empleos en el horizonte de 2025, siempre teniendo en cuenta los datos de Boston Consulting, encargado del estudio previo del proyecto.

La Generalitat prevé una ley especial para agilizar la apertura de Eurovegas

Hasta ahora el Gobierno catalán había mantenido un estricto silencio sobre el asunto, en contraposición con el Ejecutivo de Esperanza Aguirre. Ayer, sin embargo, no aguantó más la presión y convocó la primera conferencia de prensa monográfica sobre el tema. Se trataba de lanzar un mensaje de apoyo incondicional al proyecto y ensalzar las bondades de Eurovegas. Todo ello sin dejar de repetir que los impulsores del complejo de juego no tendrán barra libre para instalarse en Cataluña. Y es que la opinión pública catalana está seriamente dividida sobre la idoneidad de proyecto.

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, rechazó comentar ningún detalle de fondo sobre Eurovegas. No aventuró cuánto puede costar la expropiación de los terrenos colindantes con el aeropuerto de El Prat, que alcanzan las 800 hectáreas. Tampoco concretó si se prevé la posibilidad de hacer alguna excepción con la ley antitabaco. Eso sí, Homs admitió la posibilidad de que la Generalitat apruebe una “ley especial” para encajar Eurovegas en Cataluña, como ya hizo en su día para conseguir la apertura del parque temático Port Aventura en Tarragona. Sería una ley que facilitaría la expropiación de los terrenos agrarios del delta del Llobregat. La incógnita está en saber si esta ley servirá de paraguas para hacer nuevas modificaciones legales en otros aspectos necesarios para la apertura del complejo de casinos.

Port Aventura, un concepto de complejo de ocio muy alejado de lo que debe ser Eurovegas, es el ejemplo que pone el Gobierno catalán cada vez que alguien critica la apuesta por el turismo de juego. “Muchos también se oponían a Port Aventura y ahora nadie ve motivos para hacerlo”, recalcó Homs.

Homs ve "populismo" en quienes alertan de los problemas que puede comportar el casino

La Generalitat, que insiste en que los puestos de trabajo justifican Eurovegas, considera “populismo” los temores que los partidos de izquierda han expresado sobre la posibilidad de que Eurovegas atraiga mafias y grupos criminales. También niega que los supuestos miles de puestos de trabajo que creará el complejo de ocio vayan a ser de mala calidad o sujetos a condiciones abusivas. No habrá “esclavitud”, dijo ayer Homs, después de que tres consejeros del Gobierno catalán e incluso su presidente, Artur Mas, se reunieran con la delegación de la empresa de Adelson.

A la pregunta de si la Generalitat estaría dispuesta a acercar la línea 9 del metro a las proximidades de Eurovegas en el caso de que Las Vegas Sands eligiera Barcelona para su macrocomplejo de ocio, Homs respondió asegurando que ni la ubicación de dicha estación ni la hipotética decisión de reanudar las inversiones en el metro en esa zona dependen de la decisión de la corporación del magnate Sheldon Adelson.

El portavoz del Gobierno catalán se esforzó en subrayar que el Ejecutivo tiene la “obligación moral” de analizar un proyecto “bueno para el país” y que no se puede permitir “el lujo de descartar cualquier posibilidad de crear puestos de trabajo”.

En esta línea, destacó la capacidad de Barcelona para atraer en el pasado proyectos como el parque de atracciones Port Aventura y más recientemente el Mobile World Congress. Homs pasó de puntillas sobre la cuestión de la oferta de casinos que comporta Eurovegas y destacó que la Generalitat apuesta por un turismo “moderno” como el que representan los delegados y visitantes de ferias, convenciones y congresos. De hecho, la Generalitat insiste en desvincular Eurovegas del concepto casino y se refiere al proyecto como “complejo de ocio”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >