Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El colegio de Economistas aboga por una nueva financiación, recorte y privatización

La encuesta de coyuntura revela pesimismo por la economía española y aún más por la valenciana El presidente del organismo alerta de que el rescate de la banca eleva la deuda al 90% del PIB

El Consejo de Colegios de Economistas de la Comunidad Valenciana ha presentado hoy jueves su encuesta sobre la opinión de sus colegiados, en la que plantean una serie de preguntas sobre la difícil situación que atraviesa la autonomía y España. A la cuestión de cómo reducir el déficit público autonómico, los encuestados apuestan en primer lugar por una "modificación sustancial del sistema de financiación" de las comunidades, opción a la que le dan 3,72 puntos sobre 5. A partir de ahí las recetas son nuevos recortes (mayor reducción del gasto público, 3,69); privatización (venta de activos públicos, 2,93); transformación de la deuda autonómica en un marco consolidado general (2,88), y otras dos formas de privatización: gestión privada de servicios públicos (2,52) e "introducción de un mecanismo de precio en el pago de servicios públicos" (2,33). En cambio, opciones como la subida de impuestos autonómicos es la menos valorada con un 1,55.

La encuesta de coyuntura indica también que los encuestados son más pesimistas que hace seis meses sobre la situación económica a la que, en el caso valenciano, atribuyen una puntuación de 2,44 sobre 10 (a la española le conceden 3,36). Y esperan una casi imperceptible mejora para el próximo semestre: 2,61 la valenciana, 3,58 la española.

Los 910 encuestados (el 16% de los colegiados) consideran que los principales problemas de la economía valenciana son el paro (82%), la evolución de la demanda (72,7%) y el inadecuado tamaño de las empresas (43,4%). En el otro extremo los que menos preocupan son la inflación (2,2%) y la escasez de abastecimiento de agua (2%).

El presidente del organismo, Leopoldo Pons, afirmó que carece de importancia llamar rescate o línea de crédito a la decisión adoptada el sábado pasado por la Eurozona para inyectar dinero a la banca española, porque lo relevante es que, tal y como ha aclarado Eurostat, los intereses del préstamo de 100.000 millones de euros computarán en el déficit público español y el crédito en sí, en la deuda pública, que se acercará de este modo al 90% del PIB. Pons también ha considerado que la liquidación de los bancos es una solución peor a la de emprender planes de viabilidad.

Una gran mayoría de los encuestados consideran que la permanencia de España en el euro es la mejor posibilidad (74,8%), pero un 18% cree que sería mejor salir para lograr la recuperación económica, y un 7,1% considera que resulta indiferente.

A pesar del importante número de economistas que integran, por ejemplo, las universidades valencianas, solo un 8% de los encuestados son asalariados del sector público. Frente a ellos, por ejemplo, un 55% de quienes han respondido al sondeo trabajan en empresas de consultoría y asesoría; un 9% en la industria; un 7% en la construcción, y un 6% en la banca. Del total de encuestados, el 47% es empresario o trabajador por cuenta propia; el 33%, asalariado del sector privado; el 9%, parado y el 3% está jubilado.