La fundación Preescolar na Casa echa el cierre definitivo

El servicio, con 32 trabajadores, atendía a 3.000 niños

La Fundación Preescolar na Casa tiene los días contados. El 30 de junio echa el cierre la fundación cuya filosofía se asienta en “la mejora de la educación en bebés de cero a tres años”, desde que en enero de 1977 se fundara en Lugo bajo el padrinazgo del que se conocía como cura de la bicicleta, el altruista Antonio Gandoy.

Unos 3.000 niños y 32 trabajadores sufrirán la ausencia del programa que deja de financiar la Xunta de Galicia y los Ayuntamientos que colaboraban. La fundación, en suspensión de pagos, no podía seguir recibiendo ayudas, según explica su presidenta, entre lágrimas. Marisol Fernández no oculta su pena porque en septiembre no se hagan cargo del mismo la administración.

“Yo no creo tanto en la igualdad de oportunidades, sino en que hay que darle la vuelta a esto y ofrecer a la gente oportunidades para la igualdad”, resume Fernández que apela al sentido que durante estos años ha tenido Preescolar na Casa, “atender las necesidades que las administraciones públicas no atienden”, como si de una ONG se tratara, sintetiza. De nada le han servido las campañas en la calle o la recogida de firmas. Tendrá que liquidar a la plantilla, con un coste de 400.000 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS