Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa al director económico de RTVV por la visita del Papa

La trama Gürtel se quedó con más de la mitad de los 7,4 millones de euros de Canal 9

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que instruye la causa central del caso Gürtel, ha imputado a Ricardo Calatayud, actual director económico y financiero de Radio Televisió Valenciana (RTVV), por el supuesto saqueo de fondos públicos en la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en el verano de 2006. Según la investigación, la trama Gürtel se quedó con más de la mitad de los 7,4 millones de euros que Canal 9 destinó a la cobertura de los actos a través de pantallas distribuidas por la ciudad.

La imputación de Calatayud parecía inevitable después de que el entonces jefe del departamento técnico de la televisión valenciana, Luis Sabater, también imputado, declarase que fueron este y el exdirector de RTVV, Pedro García, quienes dirigieron el amaño.

Sabater afirmó en el juzgado de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional que meses antes de que se convocara el concurso público, García ya le había puesto en contacto con Álvaro Pérez, El Bigotes, y otro empleado de la trama Gürtel para empezar los preparativos, llegando a adelantarle que serían sus empresas quienes se encargarían del trabajo.

Cotino y Camps

Sabater también aseguró, y aportó los datos almacenados en documentos informáticos para intentar demostrarlo, que el informe que sirvió para darle la adjudicación a la trama fue manipulado, cambiando las fechas y añadiéndole un párrafo que resultó decisivo para la contratación. Y señaló como autor de esa alteración a Calatayud.

Durante su declaración, Sabater fue interrogado por el abogado de García, quien se interesó por el papel que habían jugado en la tramitación del contrato tanto el ahora presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino, como el expresidente de la Generalitat Francisco Camps.

Numerosas evidencias apuntan a que la trama Gürtel utilizó a una constructora leonesa sin experiencia audiovisual, Teconsa, como empresa pantalla para ganar la adjudicación, y subcontrató después el trabajo a firmas especializadas por un importe total de 3,2 millones de euros. El resto, menos una comisión a Teconsa, se lo habrían repartido los cabecillas de la red y Pedro García, que habría recibido medio millón de euros.