Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de Olivas proveniente de Arthur Andersen

Izquierdo fue director general de Bancaja y presidió de forma efímera el Banco de Valencia

Puede llegar a afrontar tres procedimientos judiciales por su gestión

Aurelio Izquierdo, exdirector general de Bancaja y expresidente del Banco de Valencia.
Aurelio Izquierdo, exdirector general de Bancaja y expresidente del Banco de Valencia.

Aurelio Izquierdo, ex director general de Bancaja y expresidente del Banco de Valencia, es el protagonista de la última polémica en torno a la nacionalización de Banco Financiero y de Ahorros-Bankia (donde se integraron las dos entidades valencianas) tras saberse que tendrá derecho a percibir una indemnización de casi 14 millones de euros por pensiones y compromisos de prejubilación.

Izquierdo, de 53 años, natural de Cartagena aunque su familia está muy vinculada a Alicante, empezó su carrera profesional a mediados de los años ochenta en la consultora Arthur Andersen (prácticamente desaparecida a raíz de su implicación en el escándalo de Enron). Izquierdo, que se convertiría con los años en la mano derecha del expresidente de Bancaja y de Banco de Valencia, José Luis Olivas, entró en la caja valenciana en el año 1988. Se hizo cargo del área de contabilidad y, posteriormente, de la dirección financiera de la entidad.

A principios de los noventa fue nombrado director financiero, sumando a sus responsabilidades el control de la gestión, las empresas participadas y, durante un tiempo, el área de control de riesgos. Posteriormente fue nombrado director general adjunto. Izquierdo daría el salto a la vuelta de las vacaciones de verano del año 2007, cuando de forma sorprendente fue nombrado por Olivas director general de Bancaja. Se dijo entonces que la Generalitat había ejercido su influencia en el nombramiento. Y lo cierto es que en aquella época, entre el Gobierno valenciano y la principal caja del territorio más que pasarelas había una avenida, teniendo en cuenta que el propio Olivas había sido presidente de la Generalitat en el intervalo que medió entre la marcha de Eduardo Zaplana al Ejecutivo de José María Aznar y la elección de Francisco Camps.

Después de la integración de Bancaja en BFA-Bankia, Olivas consiguió elevarlo al cargo de director de negocio, puesto del que salió como casi todos los directivos del grupo procedentes de la caja valenciana. Izquierdo fue elegido por Olivas consejero delegado del Banco de Valencia. Después de la dimisión de Olivas de la presidencia del banco, el 28 de octubre de 2011, renuncia que se produjo días antes de la intervención de la entidad por parte del Banco de España debido a su insolvencia, en noviembre del año pasado, Izquierdo sustituyó a Olivas, sumando la presidencia al cargo de consejero delegado. La intervención del Banco de España acabó, sin embargo, precipitando su salida y la del resto del consejo. 

En febrero de este año, su valedor, Olivas, volvió a nombrarlo director financiero de Bancaja “con la responsabilidad de la gestión y control del patrimonio” de la caja. Según fuentes de BFA, los cerca de 14 millones de indemnización provendrán precisamente de Bancaja.

Izquierdo tiene un frente judicial muy parecido al que afronta Olivas. El Banco de Valencia, ahora dirigido por administradores del FROB, prepara una acción civil de responsabilidad social contra él, Olivas, Domingo Parra y el actual presidente en funciones de Bancaja, Antonio Tirado. Los mismos administradores anunciaron hace dos semanas que presentarán también muy probablemente acciones penales contra los exresponsables del banco, entre los que podría estar incluido. Y una pequeña asociación de accionistas lo ha denunciado a él y al resto de miembros de órganos de dirección de Banco de Valencia en una querella que ha sido admitida a trámite por un juez de la Audiencia de Valencia como presuntos autores de un delito societario, de falsedad contable y administración desleal.

Además, Izquierdo aparece en las escuchas telefónicas del sumario del caso Brugal, en su etapa de director general adjunto en Bancaja, como mediador del promotor Enrique Ortiz en la compra de suelo rústico en distintas zonas protegidas de Alicante. No obstante, el fiscal Anticorrupción no acusó finalmente a Izquierdo en la pieza de Brugal que indaga un supuesto amaño del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante en favor del empresario Ortiz, informa Santiago Navarro. En ese sumario, sí están imputados, en cambio, otros dos exdirigentes de Bancaja, José Cortina y Juan Zurita.