el debate de la ley de cajas

Los socialistas pretenden corregir ahora los cambios que ya apoyaron en la Cámara

Los socialistas rescatan su defensa de otra representación en las entidades

Alfonso Gil, durante su presentación ayer de la Fiesta de la Rosa.
Alfonso Gil, durante su presentación ayer de la Fiesta de la Rosa.europa press

El PSE sacó ayer a relucir el as que guardaba en la manga como último recurso para intentar suprimir los cambios pactados por PNV y PP en referencia a la futura ley de Cajas. Los socialistas se vieron obligados el viernes a respaldar en el Parlamento las enmiendas acordadas por nacionalistas y populares al texto legal, uno de los más importantes que restan de la legislatura, para facilitar su aprobación. Pese a estar en contra de las modificaciones planteadas, se vieron forzados a ello para no evidenciar su soledad en la Cámara vasca. Ahora, han registrado dos votos particulares para cambiar la representación institucional en las entidades financieras, una de sus principales demandas.

Los votos particulares afectan a los artículos 37 y 38 del proyecto de ley, que el PSE pretende que vuelvan a su redacción original. El primero de ellos afecta a la elección de los representantes de las tres cajas vascas en Kutxabank, el banco que las integra. Una designación que los socialistas consideran que debería de llevarse a cabo de acuerdo con un criterio de proporcionalidad de los diferentes grupos en cada entidad financiera y no por mayoría, como pretenden PNV y PP.

El artículo 38, por su parte, regula la composición de las asambleas de las cajas de ahorros. El PSE pretende aquí que se otorgue al Parlamento una representación del 5%, frente a la supresión pactada por nacionalistas y populares. Fuentes socialistas confirmaron ayer, además, que el grupo se reserva cuatro enmiendas referidas a las fundaciones y los patronatos de las entidades financieras.

Los socialistas juegan su última baza frente al pacto entre PNV y PP

Los votos particulares del PSE suponen un desmarque respecto al consenso entre los tres grandes partidos del Parlamento que evidenció el viernes la comisión de Economía. No hacen sino evidenciar, en cambio, la postura crítica de los socialistas, que ya argumentaron entonces su voto favorable a las modificaciones, pese a estar en contra de las mismas, por el sinsentido que suponía oponerse a un acuerdo mayoritario y “democrático” entre PNV y PP. El proyecto de ley deberá ser ratificado por el pleno.

Pese a la debilidad socialista que evidencia el acuerdo entre PNV y PP sobre la Ley de Cajas, el PSE no arroja la toalla en lo que a su capacidad de Gobierno respecta. Así quedó reflejado ayer, durante la presentación de la Fiesta de la Rosa que el partido celebrará el domingo en Durango. El evento pretende convertirse en una “demostración de fortaleza”, pese a la debacle de la formación en el conjunto de España debido a la crisis.

El partido incidirá

Será el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien liderará un festejo con el que los socialistas pretenden transmitir, frente a quienes hacen referencia a los “minutos de la basura” de la legislatura, que se preparan “a fondo para seguir gobernando en Euskadi”. El acto contará también con las intervenciones del lehendakari, Patxi López, y el portavoz del PSE, José Antonio Pastor.

La presentación del evento corrió ayer a cargo del secretario de Organización de los socialistas vascos, Alfonso Gil, quien recalcó que en el mismo se evidenciará “el arraigo del socialismo vasco” y que el partido está en “un gran momento”. En este sentido, esgrimió la Fiesta de la Rosa como un acto encaminado a elevar la voz propia, frente a la de quienes “pontifican todos los días diciendo que el PSE es un partido en horas bajas y que el Gobierno de Patxi López está acabado”. Unos rivales políticos cuyo programa se limita, según Gil, a pedir “el adelanto electoral que les evite mostrar su desnudez ideológica y su falta de propuestas”.

“¿Por qué vamos a perder si lo estamos haciendo bien, si hay un Gobierno que ha traído la paz y está sacando el país adelante, además de un partido que está marcando el tiempo y ha cambiado la agenda política?”, se preguntó Gil, quien presentó al PSE como garante de la “defensa del autogobierno y del Estado del bienestar”, frente a los recortes del Ejecutivo central que lidera Mariano Rajoy.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50