VIOLENCIA DE GÉNERO

Piden 35 años de prisión para el joven que mató a su exnovia en Barakaldo

El juicio se celebrará mediante el sistema del jurado popular

Mañana comienza la selección del jurado para el juicio, en la Audiencia de Bizkaia, contra Seidel M. G., de origen cubano, que tenía 26 años en 2010 cuando asesinó a su exnovia, Cristina Estébanez, de 25, en Barakaldo. La joven había puesto fin a la relación un mes atrás y había interpuesto una denuncia por amenazas que motivó una orden de alejamiento.

El joven se enfrenta a cuatro penas de prisión que suman cerca de 35 años. Según la Fiscalía, el acusado planeó el acceso a la casa de la joven a través de una ventana, para lo que pidió a un amigo un arnés, mosquetones y cuerdas de escalada. El joven se descolgó de la azotea del edificio portando una mochila con herramientas, un cuchillo y dos pares de zapatillas de deporte. Cuando la pareja volvió al domicilio, el acusado apuñaló en el cuello al novio de la joven, que acudió a pedir ayuda, y después apuñaló dos veces por la espalda a la joven, que se había escondido en la vivienda, con un cuchillo de 32 centímetros.

Ocho jornadas

La Fiscalía solicita 20 años de cárcel por el asesinato de la joven, otros 12 por el intento de asesinato de la pareja de esta, un año de prisión por quebrantar la orden de alejamiento que se cernía sobre él debido a las amenazas que virtió sobre la víctima y un año y ocho meses más, junto a una multa de 3.200 euros por allanamiento. De ser declarado culpable, el acusado tendrá que indemnizar con 97.000 euros al padre de la joven fallecida y con otros 48.000 euros al joven. El juicio comienza mañana con la selección del jurado y después comenzará la vista oral con el testimonio del joven acusado. La audiencia ha programado ocho jornadas de juicio a puerta abierta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS