Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicef denuncia que la pobreza catalana tiene rostro de niño

El 40% de españoles dice haber recortado gastos en alimentación, según el informe

El primer informe de Unicef sobre la infancia en Cataluña revela que 325.000 personas de hasta 17 años viven por debajo del umbral de pobreza, es decir, uno de cada cuatro. La coordinadora de Unicef en Cataluña, Guiomar Todó, ha advertido este jueves durante rueda de prensa que en este contexto de crisis económica los niños son “los primeros que deben ser protegidos” y que es necesario que las políticas públicas los tengan en cuenta.

El informe alerta de que, en Cataluña, la pobreza infantil ha pasado del 18,5% al 23,8% en solo dos años, cifra que se mantiene por debajo de la media de España (25,3%), aunque no se acerca a la media de la UE, que ronda el 19%. Con estos datos en mano, la coordinadora de Unicef en Cataluña advierte de que “la pobreza catalana tiene rostro de niño”.

Otros datos alarmantes del informe, elaborado con cifras de 2010, señalan que el 10% de menores de 16 años vive en situación de alta pobreza. En este contexto, el impacto de la crisis es más fuerte en las familias con hijos, ya que muchas de ellas confiesan tener problemas para llegar a fin de mes. En muchos casos la situación de pobreza tiende a hacerse crónica. Tanto es así que, en España, la pobreza crónica ha aumentado en un 53% entre 2007 y 2010.

La directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef, Marta Arias, ha lamentado que los niños “son los menos responsables de la crisis, pero quienes más las sufren”. Según el informe, el 40% de españoles dice haber recortado gastos en alimentación, medida que siempre afecta más a los menores de casa. También hay gastos de salud y educativos que se resienten –el 29% de menores no acaba sus estudios posobligatorios-, lo cual tiene en los menores un impacto psicológico. Unicef aboga por poner a los niños en el corazón de las decisiones políticas y concluye el informe remarcando la necesidad de asegurar el gasto público en medidas a favor de la infancia para reducir el déficit de Cataluña con respecto a la media europea.