Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estudiantes acorralan a Feijóo en Ourense

Los hechos se produjeron durante una protesta de grupos de indignados durante la presentación del futuro hospital

Un grupo de estudiantes zarandea a Feijóo en Ourense. Ampliar foto
Un grupo de estudiantes zarandea a Feijóo en Ourense.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, fue acorralado ayer durante unos instantes en Ourense por tres jóvenes de un grupo denominado Estudantes sen Futuro. El incidente se produjo en el recinto ferial Expourense mientras medio centenar de manifestantes, entre los que también había miembros de la Plataforma SOS Sanidade Pública e indignados del 15-M, intentaban boicotear el acto, en el que se presentaba del proyecto de ampliación del Complejo Hospilatario Universitario de Ourense.

La plataforma en defensa de la sanidad pública había anunciado que se manifestaría durante el acto para hacer entrega de un manifiesto al presidente. La presencia de agentes en la zona ya era abundante antes de que se iniciara la presentación. Durante media hora, los manifestantes formaron con pancartas frente a la entrada principal. Policía y altos mandos de seguridad intentaron disuadir a los manifestantes, pero su paciencia se agotó. Antes de la llegada del titular de la Xunta, diferentes cordones policiales intentaron apartar a empujones a los manifestantes, sin éxito. Los responsables de seguridad decidieron mantener la organización prevista, accediendo al recinto por el pasillo creado entre las pancartas.

Finalmente y a la hora prevista, Feijóo llegó al recinto y desfiló, entre gritos, por el pasillo de los que protestaban. Ya en el vestíbulo, se desató la ira de de tres jóvenes del colectivo Estudantes sen Futuro que consiguieron dar la mano a Feijóo para decirle, irónicamente: “¡Que bien lo estás haciendo!”. Fuentes de la Xunta explicarpm que los jóvenes lograron acceder tras convencer al alcalde de Toén que eran estudiantes de Medicina interesados en el proyecto del hospital.

Los altercados subieron de tono y se transformaron en golpes, insultos, porrazos y tirones de pelo. En la confusión del momento y tras conseguir tocar al presidente gallego, uno de ellos fue arrastrado hasta el exterior por miembros del equipo de seguridad. Los otros dos fueron sacados en volandas del recinto y acorralados contra el grupo que protestaba en el exterior.