Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas fía el grueso del ajuste catalán a las medidas de Rajoy

El presidente catalán dice ahora que los decretos de Sanidad y Educación le permitirán ahorrar buena parte de los 1.500 millones

La Generalitat congela subvenciones y reduce las transferencias a las empresas públicas

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas.

El líder del Gobierno catalán, Artur Mas, explicó ayer cómo piensa acometer el tijeretazo para ahorrar los 1.500 millones de euros en su nuevo plan de ajuste. El presidente catalán compareció para detallar las medidas de este nuevo programa, sin desglosar las partidas, que incluye los siguientes puntos: la consolidación de la reducción del 5% en los complementos de los funcionarios anunciada ya en noviembre; el ajuste en determinadas empresas públicas a las que reducirá las transferencias; la lentificación o reprogramación de obras públicas; la venta de patrimonio, la congelación de nuevas convocatorias de subvenciones y nuevas tasas en la FP superior. La mayor parte de estas medidas estaban ya anunciadas e incluso presupuestadas, pero Mas ha incidido en ellas para transmitir confianza. Cataluña también aplicará los decretos de Sanidad y Educación impulsados por el Gobierno de Mariano Rajoy, aunque se planteaba recurrirlos.

Las siete medidas

Estas son las medidas comprendidas en el tercer plan de choque:

  • Consolidación de la rebaja del 5% del salario de los funcionarios (en 2011 se les retiró de las pagas extras). La reducción se aplicará un 3% en junio y un 2% en diciembre. Se elimina el complemento autonómico que cobran los funcionarios del Estado en Cataluña.
  • Restructuración de las empresas públicas. Rebaja en las transferencias.
  • Reducción no lineal de las subvenciones y congelación de nueva convocatoria de ayudas.
  • Ralentización y reprogramación de inversiones.
  • Venta del patrimonio público. Posibilidad que las autopistas públicas catalanas pasen a manos privadas.
  • Aplicación de las medidas de los Decretos de sanidad, educación y universidades del Gobierno central.
  • Encargo a Economía para elaborar un estudio para maximizar las tasas y los tributos propios.

El programa satisface en buena medida las reivindicaciones del Partido Popular que desde hace semanas exigía a la Generalitat que recortara en empresas públicas y redujera los 500 millones en "subvenciones opacas" antes de volver a incrementar el copago sanitario.

Las únicas medidas no anunciadas hasta ahora son la instauración de una tasa a los estudiantes de ciclos formativos de grado superior; la reducción de subvenciones y la reducción de transferencias a las empresas públicas, que ya se había iniciado en 2011 y ahora se acelerará. Con todo, el Ejecutivo de CiU no ha cuantificado ninguna de estas partidas.

El Gobierno catalán ha entrado en una contradicción al anunciar que la mayor parte del ajuste vendrá del cumplimiento de los decretos de Sanidad y Educación del Gobierno central. Hace tres semanas el Gobierno catalán aseguró que las medidas de estos decretos se quedaban cortas y que solo permitían ahorrar 150 millones de euros en lugar de los 1.500 que calculaba el Gobierno central. Hoy el discurso ha cambiado. Artur Mas ha dicho que ahora "toma la palabra" del Ejecutivo de Mariano Rajoy y que espera un ahorro muy superior. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell confía, eso sí, en que el Gobierno central tome nuevas medidas porque siguen existiendo serias dudas de que las actuales permitan el ahorro previsto.

Con vistas al año que viene, Mas ha abierto la puerta a una subida de impuestos. El presidente ha encargado a Mas-Colell una propuesta para "maximizar" tasas, precios públicos e impuestos propios. Dentro de estos podría estar el impuesto de sucesiones, que el tripartito redujo y el Gobierno de CiU prácticamente eliminó el año pasado. Ahora se plantean dar marcha atrás, aunque Mas ha sido muy crítico al respecto.

Con todo y pese a que el plan contentará al Ministerio de Economía, Mas ha mostrado su enorme fastidio por tener que presentar un tercer plan de ajuste desde que accedió al poder en 2010. "Este plan nos viene impuesto por errores de otros", ha señalado al recordar que la Generalitat ya recortó en 2011 1.800 millones de euros y se ha convertido en pionera en España de las medidas de austeridad. "Y hay que enviar este mensaje a la Unión Europea. La austeridad tiene que ser un valor pero no una obsesión", ha dicho.

Las medidas de Rajoy

Este es el principal contenido de los decretos de Educación y Sanidad aprobados por el Gobierno.

  • Educación: Aumentar el ratio de alumnos en la aula; aplazar contrataciones de sustitutos; revisión de matrículas universitarias.
  •  Sanidad: compra centralizada de medicamentos; redefinición de la cartera de salud; evitar el turismo sanitario; traspaso de enfermos crónicos a los centro socio sanitarios.

Mas no ha dejado títere con cabeza: primero ha culpado al Gobierno de Zapatero por anunciarle que en 2012 Cataluña dispondría de 1.700 millones cuando, al final, esa suma no ha llegado a las arcas de la Generalitat. "O no lo calcularon o miraron hacia otro lado", ha dicho. Y luego, ha reprochado a Rajoy centrifugar el déficit a las comunidades autónomas. "Menos lecciones y más hacer los deberes", le ha afeado Mas al señalar que el Gobierno central no se aplica la misma medicina. "Por ejemplo, la Ley de la Dependencia subraya que Madrid y nosotros tenemos que invertir la misma suma en ese tema: pues bien, nosotros hemos invertido 900 millones y ellos, 200, y han recortado ayudas en centros especiales de trabajo, en programas de inmigración, ha anulado programas de guardería, en planes contra el sida, en proyectos culturales, en transporte público metropolitano y en investigación", ha subrayado.

En su defensa, el Ejecutivo catalán ha recordado que desde hace tiempo ya ha recortado una media de entre el 5% y el 10% del sueldo a los funcionarios o congelado obras públicas cuando el Gobierno central no se atreve a tocar el salario de los empleados públicos del Estado ni tampoco ha renunciado a obras del AVE ni ha extendido, como reclama, peajes en todas las autopistas españolas. Frente a este paisaje, Mas ha reivindicado el "esfuerzo gigantesco y titánico" que ha hecho desde que CiU llegó al poder en diciembre de 2010. "Nosotros nos encontramos con un déficit de 8.500 millones de déficit; en lugar del 2,4% era del 4,3%. Y en 2011, recortamos 1.850 millones y hemos reducido el déficit al 3,2% -3,7% según los cálculos de la Intervención General del Estado- pese a que pagamos 1.000 millones en intereses anuales y sin recibir el dinero de la disposición adicional tercera", ha añadido.