_
_
_
_

“No entiendo la condena a Otegi”

"En Euskadi se van a quedar sin efecto los recortes de Rajoy "

Rodolfo Ares posa en el exterior de la sede del Parlamento vasco.
Rodolfo Ares posa en el exterior de la sede del Parlamento vasco.L. RICO

El alejamiento entre socialistas y populares ha puesto fin a un entendimiento que en solo tres años de legislatura ha modificado en profundidad el escenario político vasco, sobre todo, en lo que a la lucha contra el terrorismo y consolidación de la paz se refiere. Ahora en solitario, el consejero de Interior y coordinador del Gobierno, Rodolfo Ares, cree que todavía resta mucho camino por recorrer.

Pregunta. ¿Preveía la ruptura del pacto por el PP?

Respuesta. Ni sabíamos que iba a ser en ese momento ni imaginábamos que lo iban a hacer como lo hicieron, a través de una emisora de radio. El acuerdo que teníamos firmado contemplaba como uno de sus ejes la defensa del autogobierno estatutario y es lo que hemos hecho, pero el PP vasco ha optado por defender los recortes de Rajoy en vez del interés de los ciudadanos. No hemos sido nosotros quienes hemos incumplido.

P. ¿Queda el Gobierno vasco en una situación de debilidad?

R. Es evidente que vamos a necesitar un mayor esfuerzo para sacar adelante algunas políticas que necesitan el respaldo del Parlamento, como la aprobación de nuevas leyes, pero durante toda la legislatura nos hemos mostrado abiertos al diálogo. No obstante, tenemos el presupuesto aprobado, lo que nos permitirá desarrollar la acción de Gobierno y cumplir los compromisos adquiridos. La sociedad vasca puede estar segura de que en Euskadi se van a quedar sin efecto los recortes de Rajoy.

P. ¿Descarta la posibilidad de un adelanto electoral?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Esa es una competencia exclusiva del lehendakari, que ya ha dicho que la prioridad ahora es defender el autogobierno y evitar la recentralización del Estado vía decreto. La oposición, pese a sus anhelos, tiene que ser consciente de que solo algunos instrumentos del ordenamiento jurídico están en sus manos.

P. ¿Cuáles?

La ruptura del pacto no debería influir en la política penitenciaria”

R. El Gobierno, con el lehendakari a la cabeza, es el único que tiene la potestad de adelantar las elecciones o someterse a una cuestión de confianza. Aquellos que desde la oposición la reclaman, ante la debilidad que reprochan, tienen en su mano otro instrumento, que es la moción de censura. La complejidad de esta es que conlleva presentar un programa alternativo y un candidato. El problema para el PNV es que quien le gustaría que fuese su aspirante ni siquiera está en el Parlamento.

P. Deduzco que descartan entonces someterse a esa cuestión de confianza.

R. También hay que mantener cierta coherencia y el PNV no la ha tenido. Ahora demanda a López una cuestión de confianza porque está en minoría, pero no hizo lo mismo cuando Xabier Agirre gestionó Álava durante la pasada legislatura, pese a haber sido la tercera fuerza y con solo 14 de los 51 escaños de las Juntas Generales. Tampoco se sometió a ella Ibarretxe, pese a que también gobernó en minoría.

P. ¿Beneficia o perjudica al PSE el alejamiento del PP?

R. No se puede plantear la ruptura en claves de beneficio partidario.

P. ¿Supone una liberación en cierto sentido?

R. Nunca hemos tenido una situación de atadura con el PP. En estos tres años de gobierno se han conseguido muchos de los objetivos propuestos al comienzo de la legislatura. El primero de todos ellos, el fin de la actividad terrorista.

Perfil

Rodolfo Ares (Ourense, 1954) combina en la actualidad su labor como coordinador del Gobierno con la de consejero de Interior. A nivel orgánico es un cargo destacado del socialismo español, con presencia tanto en la ejecutiva del PSE como en el Comité Federal del PSOE. Siendo todavía niño, su familia se trasladó a Bilbao, donde Ares se inició joven en la política. Fue concejal de la capital vizcaína en 1983 y siete años después se convirtió en diputado foral. En el Parlamento vasco entró en 1994 y solo dejó su escaño en 2009, tras revalidarlo, al entrar en el Gobierno.

P. ¿Qué supone sumar a la oposición al que hasta ahora ha sido socio preferente?

R. Espero que el PP vasco, que ha tenido en los últimos tiempos una evolución para convertirse en un partido útil y responsable, se mantenga en esa trayectoria. Lo deseo, porque creo que es bueno para la sociedad vasca y el propio PP. Por nuestra parte no va a quedar.

P. Pero su relación se ha ido tensando con el paso de los meses.

R. No oculto que algunas de las descalificaciones gruesas del lehendakari por parte del presidente del PP vasco nos han dolido, pero estamos dispuestos a que en el futuro las relaciones transcurran en el marco del respeto personal y político.

P. Uno de los últimos rifirrafes ha estado provocado por el veto al testimonio de la exetarra Carmen Gisasola en el congreso de paz y convivencia que comienza mañana.

R. En un escenario como el actual, qué duda cabe de que nos hubiera gustado contar con su testimonio. No sé quién filtró de forma interesada la noticia, porque ni siquiera estaba confirmada.

P. El cartel, de todos modos, es muy completo.

R. Hemos conseguido que ETA abandone su actividad terrorista y ahora tenemos que conseguir que se disuelva. Pero también tenemos el reto de trabajar juntos para asentar la libertad, la paz y la convivencia, porque este país tenemos que construirlo entre todos. Cada uno, asumiendo su pasado y alejándose de la violencia. Este congreso es un primer paso en ese camino.

Espero que el PP vasco mantenga su evolución hacia un partido útil”

P. ¿Puede influir la ruptura con el PP vasco en la relación con el Ejecutivo central y su política penitenciaria?

R. No tendría por qué mezclarse con las críticas a los recortes. Espero que nadie caiga en esa tentación y todo el mundo tenga la altura de miras suficiente. Nosotros entendemos que lo referente a política antiterrorista, de presos y de memoria debe guiarse por el consenso entre partidos e instituciones. Aunque formamos parte de Gobiernos diferentes y hay análisis que a veces no coinciden, tenemos una relación fluida con el ministro del Interior.

P. ¿Ubica en el camino adecuado el anuncio del ministro del Interior sobre la nueva política penitenciaria?

R. Responde a lo que el lehendakari ya planteó en el pleno del Parlamento vasco, y esperamos poder seguir acordando medidas para que la política penitenciaria, que siempre ha sido fundamental para debilitar al terrorismo, ahora sea un instrumento más fundamental si cabe para que aquellos que se alejen de la violencia, reconozcan el daño causado y acepten recorrer el camino de la reinserción, puedan hacerlo acogiéndose a los beneficios penitenciarios.

P. ¿Condenas como la de Otegi no ayudan?

R. Como demócrata y responsable institucional, respeto y acato la decisión que han tomado los tribunales. Como ciudadano, sin embargo, estoy en la misma situación que la inmensa mayoría de la sociedad vasca: no la entiendo. No entiendo esa decisión en estos momentos y no me importa reconocer que estoy más cercano al voto particular y a los argumentos del magistrado que pedía la libre absolución de Otegi, al considerar que ni actuó a las órdenes de ETA ni pertenecía a ella.

P. Criterio diferente, pero colaboración antiterrorista. ¿La causa de su ruptura con el PP ha sido solo económica?

R. Es la razón fundamental que argumentan ellos. Nosotros tenemos claro que hay otra forma de afrontar la crisis, que es el modelo Euskadi, que está dando sus frutos y empezando a calar en Europa. Frente al recorte sobre recorte, nuestra apuesta es por la contención del gasto, la eficiencia y establecer prioridades, como la de la incentivación de la economía.

P. ¿Hay otra forma de hacer o es que le van a endosar el muerto al PNV?

R. Queda mucho tiempo para las elecciones. Quienes dan por hecho que ganará el PNV, poco respeto tienen a las decisiones de la ciudadanía.

P. ¿Cabe un acercamiento a los nacionalistas para acordar determinados proyectos en los próximos meses?

R. Desde el primer día lo hemos intentado para los grandes problemas de país, pero nunca hemos encontrado una voluntad de acuerdo en el PNV sobre las reformas que hay que impulsar en Euskadi, como la coordinación entre instituciones o la fiscalidad. Su actitud siempre ha sido de acoso y derribo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_