Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rectores alertan de que el aumento de las tasas lleva a una universidad elitista

21 universidades europeas punteras en investigación se reúnen en Barcelona

El aumento de las matrículas universitarias dificulta el acceso a estos estudios de las clases medias y conducen a un proceso de elitización de la universidad. Es lo que opinan los dirigentes de campus europeos que se han reunido durante dos días en Barcelona para debatir sobre el futuro de las universidades punteras en investigación, que ha tenido como anfitriona la Universidad de Barcelona.

El rector de la Universidad de Estrasburgo, Alain Beretz, ha reconocido que la financiación de las universidades es un asunto “complicado”, pero ha alertado de la “injusticia social” que puede provocar un aumento de las tasas. El Gobierno central ha anunciado que las matrículas universitarias llegarán a incrementarse hasta un 66% el próximo curso. Para Beretz, este incremento debe ir acompañado de un potente sistema de becas, ya que aumentar precios “solo favorece a las clases ricas y puede impedir el acceso de las clases medias” a estos estudios.

El rector de la University College de Londres, Malcolm Grant, ha explicado que en Inglaterra las universidades eran gratis hasta 1999, cuando empezaron a aumentar las tasas notablemente, hasta llegar a las 9.000 libras actuales. Grant ha abundado que los alumnos no cuentas con becas, sino con préstamos para pagar los estudios, cosa que lleva a un sobreendeudamiento de las familias y “está exprimiendo a las clases medias. Su compatriota, el rector de la Universidad de Cambridge, Leszek Borysiewicz, ha recocido que estas tasas son excesivas. “La gente del campo se piensa que la universidad no es para ellos, y esto es preocupante y lo tenemos que cambiar”.

Por su parte, Bernd Huber, rector de la Universidad de LMU de Múnich ha apuntado que las universidades deben intentar no depender tanto de las subvenciones públicas y buscar otras formas de financiación, aunque ha reconocido que los fondos públicos son claves para mantener el nivel de investigación

El conocido como G21 de las universidades investigadores han celebrado su décimo año de existencia con un encuentro en Barcelona que ha tenido como elemento de debate los retos de futuro de estos centros de I+D. El vicerrector de la Universidad de Cambridge ha defendido la “necesaria transferencia” del conocimiento de las universidades a la sociedad, de modo que la investigación que se realiza en los campus pueda tener su aplicación práctica. No obstante, Borysiewicz ha defendido la necesidad de que exista un equilibrio entre la investigación aplicada y la básica, más centrada en el conocimiento.

Los rectores auguran que en el futuro existirán tres clases de universidades, según el tipo de investigación: las que realizan estudios de ámbito internacional, las de carácter nacional y las regionales.

La Universidad de Barcelona (UB) ha acogido este miércoles y jueves la reunión de la Liga de Universidades de Investigación europeas (League of European Research Universities, Leru), una asociación que forman 21 universidades punteras en investigación científica. La Universidad de Barcelona forma parte de este grupo de la élite investigadora universitaria europea desde hace dos años. En su conjunto, estos campus suman en su totalidad más de 550.000 estudiantes y 50.000 doctorados, y manejan un presupuesto de investigación superior a 5.000 millones de euros.