Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pagó a Calatrava más sobrecostes al variar contratos de la época de Lerma

El arquitecto sacó provecho del cambio de la torre al Palau de les Arts

El diputado de EU Ignacio Blanco denuncia los sobrecostes pagados a Calatrava en la Ciutat de les Arts i les Ciències.
El diputado de EU Ignacio Blanco denuncia los sobrecostes pagados a Calatrava en la Ciutat de les Arts i les Ciències.

El PP no se limitó, cuando llegó al poder, a contratar a Santiago Calatrava por unos honorarios más altos y vinculados completamente a los costes de sus obras, sino que modificó contratos firmados en la época del socialista Joan Lerma en la presidencia de la Generalitat, en los que incrementó el porcentaje que cobraba el arquitecto en la Ciudad de las Artes y las Ciencias del 11% al 12%, para aplicar también ese porcentaje a los costes finales (cuando antes sólo se vinculaba a costes el 3,5% o 4,5% de la dirección de obra). Eso aumentó considerablemente los beneficios del arquitecto, dado que en el complejo ha habido sobrecostes superiores al 400%.

Así lo revela la documentación que recopiló el diputado Ignacio Blanco, de Esquerra Unida del País Valencià, en las dependencias de la empresa pública Ciudad de las Artes y las Ciencias, SA (CACSA). Concretamente, los contratos modificados son el de lo que acabaría siendo L’Umbracle y el que sustituyó la torre de telecomunicaciones prevista inicialmente por el actual Palau de les Arts, que ha acabado siendo la obra más cara del recinto (478,5 millones de euros). Además, los documentos revelan que algunos contratos con Calatrava, como el del Pont de l’Assut de l’Or, se firmaron en fechas posteriores a la entrega efectiva de los proyectos.

“El vicepresidente del Consell, José Ciscar, dijo que la Generalitat se ha limitado a cumplir los contratos con Calatrava, pero la verdad es que hasta los que estaban en vigor los modificaron”, señaló Blanco. “Todo esto es inaceptable y presuntamente ilegal”.

“Todo esto es inaceptable y presuntamente ilegal”

Las denuncias de Blanco por el “derroche” en la Ciudad de las Artes y las Ciencias (ha costado cerca de 1.103 millones de euros solo su construcción) y de los beneficios obtenidos por Calatrava (más de 94 millones en el complejo) han levantado una gran polvareda, que obligó al arquitecto el pasado fin de semana a salir al paso defendiendo “la calidad” de su trabajo. Una página creada por Esquerra Unida sobre el asunto había recibido este lunes más de 47.000 visitas y el hashtag correspondiente #calatravatelaclava# llegó a ser el quinto trending topic mundial.

“Evidencia trato de favor, e irresponsabilidad de la Administración”, insistió Ignacio Blanco, en referencia a las modificaciones de los contratos heredados a partir de 1996 por los gobiernos del PP de los socialistas .

El diputado de Esquerra Unida dispone de un contrato firmado en enero de 1991 con Santiago Calatrava por Eugenio Burriel, entonces consejero de Obras Públicas y presidente del Instituto Valenciano de la Vivienda, para la redacción del proyecto original de la Ciudad de las Ciencias y de su modificación en septiembre de 1996. La modificación, mediante una adenda firmada por Miguel Navarro, en calidad de director de CACSA, establece la necesidad de incluir en el proyecto las instalaciones del aparcamiento (después acabaría siendo L’Umbracle), y “en méritos de lo expuesto” cifra en el 7,5% “del coste total y real de la obra” los honorarios por el proyecto y en el 4,5% “del coste total y real de la obra” los honorarios por la dirección de los trabajos.

El arquitecto ha cobrado 44,3 millones por el Palau de les Arts

Lo mismo ocurre con el contrato firmado en diciembre de 1992 por Antoni Birlanga, consejero de Economía de la Generalitat y presidente de la empresa pública València, Ciència i Comunicacions, SA (Vacico), con Calatrava para el proyecto y dirección de obras de la Torre de Comunicaciones. En este caso, el “acuerdo de novación”, firmado por Miguel Navarro, es de junio de 1996 y resume el asunto: “En la actualidad, el antiguo proyecto de las Ciudad de las Ciencias ha sido reconvertido a Ciudad de las Artes y las Ciencias, manteniendo L’Hemisfèric y el Museo de las Ciencias, pero reemplazando el complejo Torre de Telecomunicaciones por el complejo Palacio de las Artes”.

También aquí se incluye una adenda por la que, en lugar de un 7,5% del presupuesto por el proyecto y un 3,5% del coste por la dirección de obra, como estaba previsto, Calatrava pasó a cobrar un 12% del coste final. El arquitecto ha cobrado 44,3 millones por el Palau de les Arts.

Más información