Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sedentarismo no tiene edad

La falta de actividad de las mujeres menores de 24 años es casi similar a la de las mayores de 65. Entre los varones, la diferencia también se ha reducido

La brecha del sedentarismo entre las generaciones jóvenes y las más mayores se estrecha. Si en 1992 las jóvenes menores de 24 años eran considerablemente más activas que las mujeres de 65, las últimas cifras apuntan a un peligroso estrechamiento de las cifras, lo que ha llevado a que entre ambas franjas de edad la diferencia sea nimia, de dos puntos porcentuales.

En el caso de los hombres, ocurre algo semejante. Hace veinte años la diferencia era de diez puntos, ahora esta se ha reducido a 3,4. La razón no es el menor sendentarismo de las generaciones más mayores, sino el aumento a pasos agigantados de costumbres sedentarias en los jóvenes.

Euskadi es la comunidad en la que los partos se dan a más edad

Mujeres y hombres

  • Euskadi es la comunidad autónoma en la que el volumen de las familias es menor, con 2,49 personas de media, frente a las 2,68 del conjunto de España.
  • La mayoría de las separaciones se dan en parejas entre los 39 y los 45 años. El 42,3% de las separaciones y en el 31,6% de los divorcios ponen fin a relaciones de más de 20 años de duración.
  • La renta personal media de las mujeres es inferior a la de los hombres, con una diferencia de 11.367 euros. Entre 2001 y 2006 la renta personal media de las mujeres y de los hombres aumentó en 4.017 y 5.404 euros, respectivamente.

Estos datos se unen a la advertencia ya lanzada hace escasas semanas por el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, que apuntó a que Euskadi tiene un 25% más de personas obesas que hace una década —teniendo en cuenta a las personas mayores de 16 años—, pese a que la meta planteada por el sistema sanitario de la comunidad era reducir esa cantidad en un 20%. En el caso de los menores de edad el 28% pesa más de lo que debería.

A Euskadi le sobran michelines y conductas sedentarias, y le falta actividad, pese a que algunos estudios apuntan a que, en términos de actividad física, es una de las comunidades autónomas con mejores cifras —lejos, eso sí, de los países nórdicos, referencia en este ámbito, con un 20% de personas inactivas, frente al 70% de los vascos que no hace nada de ejercicio—.

El del sedentarismo es uno de los múltiples aspectos que estudia el informe de cifras sobre la situación de mujeres y hombres elaborado el año pasado por el Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde, y que será presentado oficialmente esta tarde en el Parlamento.

El estudio recoge las ya habituales diferencias en materia salarial, las cifras de violencia de género de los últimos años y otros datos que confirman tendencias, como que por primera vez las mujeres de entre 35 y 39 años que dan a luz suponen cerca de un tercio de las que dan a luz —hace veinte años no llegaban al 10%—.

Pese a que en 2009 hubo un pequeño descenso de la edad media de maternidad a los 32,2 años, “Euskadi sigue manteniéndose en el primer lugar encomparación con el resto de comunidades autónomas, donde la media estatal es de 31 años”, según el estudio, que emplea datos del Eustat y del Instituto Nacional de Estadística. Pero el informe de cifras también muestra la tendencia inversa, mucho más residual: en una década las jóvenes menores de 19 años que se convierten en madres se han prácticamente duplicado en la última década, pasando de 175 alumbramientos en chicas de estas edades en el año 2000 a 262 en 2010, unos números que pese al aumento siguen siendo casos contados, casi excepcionales, respecto al total de nacimientos, 21.000 en 2010.

Independientemente, la mayoría de los niños nacidos en 2010, el 42,5%, desciende de madres que en el momento de dar a luz tenían entre 30 y 34 años.

Otra tendencia que se mantiene estable es la del aumento de madres de origen extranjero que dan a luz en Euskadi. Si hace quince años suponían un reducido 2%, en 2010 este porcentaje era ya del 16%.