Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro internos del CIE se autolesionan para evitar su expulsión

El Síndic de Greuges pide que se paralice la salida del país de uno de los extranjeros por arraigo

Cuatro extranjeros sin papeles que permanecen ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barcelona se autolesionaron ayer para evitar ser expulsados del país. Los cuatro heridos, sobre los que pende una orden de expulsión, son de nacionalidad georgiana. Los inmigrantes se provocaron diversos cortes en la cara y en las muñecas con una cuchilla de afeitar y otros objetos cortantes, según fuentes policiales.

La expulsión de esos cuatro hombres estaba prevista desde hacía días, según las mismas fuentes, y solo se estaba a la espera de concretar el vuelo de regreso a Georgia. Uno de los lesionados es David B., cuya deportación estaba prevista para hoy, según su abogado, Andrés García. El letrado había pedido una medida cautelar para paralizar la expulsión, que fue denegada ayer. David B. vive en Girona desde hace años, tiene dos hijas y ha recibido el apoyo de divesas entidades, informa Efe.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, pidió por carta al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz —que el lunes, precisamente, visitará el CIE de la Zona Franca—, que reconsidere la expulsión de David B. y de otro inmigrante marroquí, ya que ambos tienen hijas nacidas en Cataluña y han demostrado su arraigo social.

Dos de los heridos fueron trasladados al hospital de Bellvitge y los demás a otro centro sanitario, según fuentes policiales. Ayer empezaron a regresar al CIE. Su expulsión sigue en marcha y se concretará cuando haya un vuelo disponible, precisaron las mismas fuentes. Tres de los cuatro inmigrantes lesionados mantenían,presuntamente, una huelga de hambre en protesta por unos supuestos malos tratos recibidos al exigir asistencia sanitaria para uno de los internos.

SOS Racismo aprovechó este nuevo incidente para pedir, una vez más, el cierre de los CIE por la “indefensión” de los internos y el “secretismo” que rodea a estos centros.