Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Veranos de la Villa, a cubierto

El escenario cerrado del Circo Price sustituye al de Puerta del Ángel

Se convierte en la sede principal del tradicional festival de conciertos al aire libre

Escenario del Price, donde se celebran las actividades circenses. Ampliar foto
Escenario del Price, donde se celebran las actividades circenses.

Ni Puerta del Ángel, ni el recientemente rehabilitado Centro Conde Duque, ni el Matadero. Será el escenario del Circo Price. Ninguno de los espacios al aire libre del Ayuntamiento acogerá este año los conciertos y espectáculos de los Veranos de la Villa. Solo los jardines de Sabatini, como en anteriores ediciones, programarán algún espectáculo de zarzuela, flamenco y danza. Por primera vez en su historia, los clásicos Veranos de la capital se ponen a cubierto, a pesar de la resistencia de los promotores, que hasta se plantearon ubicarlos en la sala La Riviera, “por aquello de que está cerca del río y es más fresco”.

La semana pasada, cinco de los más importantes promotores de conciertos de la capital se sentaban en una mesa con los responsables del área municipal de Las Artes para negociar el futuro inmediato de uno de los festivales más clásicos de Madrid. Y todos salieron con la misma idea en la cabeza: “Nos han metido en el callejón del Price”.

La razón de este gran cambio, que afecta al concepto mismo del festival veraniego (“ya no habrá conciertos a la luz de la luna, mientras uno se toma una cerveza y, si quiere, se fuma un cigarrito”), es la misma que subyace a todos los grandes cambios de hoy en día: los recortes por la crisis. No hay dinero para montar las gradas, los escenarios y los equipos de sonido necesarios para los espectáculos en los espacios al aire libre. Así que todos al Circo Price, que ya tiene de todo (menos programación para el verano).

Pere Pinyol, director del circo estable de la capital, asegura que, aunque el escenario es cubierto, “habrá apetecibles terrazas de verano en todos los espacios abiertos del Price, y se podrá disfrutar igualmente de las noches de estivales, además de una buena programación”.

A falta de una presentación oficial, ya hay algunas confirmaciones. Vuelve la cantante estadounidense de soul Erykah Badu, y la mexicana Julieta Venegas y el mítico músico italiano Franco Battiato. También vendrán la cantante y pianista rusa Regina Spektor, el baladista americano Michael Bolton (When a man loves a woman), la cantante de soul estadounidense Jill Scott, la jazzista británica Katie Melua y la cantante nigeriana afincada en Alemania N’Neka, que traerá lo mejor de la música negra en forma de soul, reggae y hip hop.

Pese al acuerdo firmado entre el Ayuntamiento de Madrid y los promotores musicales, estos últimos han manifestado su queja por el retraso en la planificación del festival: “Cuando llamábamos a las agencias americanas para contratar a artistas para dentro de dos meses se reían de nosotros, hemos perdido muchas oportunidades de traer a gente”. “Hemos reducido el número de contrataciones y conciertos que teníamos previstas, tras asumir las nuevas condiciones y la nueva ubicación, porque, al fin y al cabo, nosotros somos los que asumimos el riesgo, somos los que nos jugamos el dinero”, asegura otro empresario que lleva años trabajando para los Veranos.

Aparte de perder la luz de la luna y la brisa veraniega, del antiguo equipo de los Veranos de la Villa, que lideraba Manuel Gutiérrez, solo queda la que era adjunta a la dirección, Herminia Rodríguez. “Todo el plan organizativo se ha reducido a optimizar los espacios municipales y a evitar gastos de producción”, dice otro promotor, que, como el resto, pide no ser identificado. Los espectáculos del Price comenzarán cada día a las nueve de la noche. Llueva o haga sol.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram