Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat da el visto bueno a los recortes en universidades

Los estudiantes califican de “brutal” el incremento de tasas y llaman a la huelga

La Generalitat ha salido bastante satisfecha de la Conferencia General de Política Universitaria de este jueves que ha aprobado los ajustes en la educación superior, que afecta desde el precio de las matrículas a las horas que realizan los profesores o al número de títulos que se ofertan. El secretario catalán de Universidades, Antoni Castellà, ha dado el visto bueno a las medidas y solo se ha mostrado receloso a algunas de los ajustes anunciados porque invaden competencias autonómicas. No obstante, ha reconocido que “la música suena bien”.

Durante la Conferencia General de Política Universitaria, que ha reunido en Madrid a los responsables de la educación superior de todas las comunidades autónomas y del Estado, el Gobierno central ha anunciado medidas como la subida de hasta el 50% de las matrículas universitarias, el aumento de las horas lectivas de algunos profesores, eliminar los grados que no tengan como mínimo entre 40 y 50 alumnos o controlar el déficit de los centros universitarios.

A la salida de la reunión, Antoni Castellà, ha asegurado que ve bien las medidas, pero ha puntualizado que el aumento de las tasas debe ir acompañado de un "potente" programa de becas, un punto, no obstante, que no se trató en la reunión. Castellà ha criticado también que algunas de ellas invaden competencias autonómicas, como la del número de titulaciones o el control sobre la gestión económica de las universidades. Con todo, Castellà ha reconocido que incluso estas medidas “tienen una música que suena bien”. Y es que a la Generalitat ya le resulta conocidas las medidas porque hace tiempo que propone ajustes muy similares. Castellà anunció hace unos meses que revisaría todas aquellas titulaciones con menos de 40 alumnos o la propuesta de nombrar un interventor que controle las cuentas de las universidades.

De momento, las inquietudes de la Generalitat parecen infundadas, ya que el ministerio de Educación ha expresado su deseo de que sean las comunidades las que puedan controlar tanto el déficit de las universidades o la oferta de empleo público.

Los ajustes han despertado el rechazo frontal de los alumnos. El Consejo de Estudiantes Universitarios de Catalunya (Ceucat) ha calificado de "brutal" el incremento de precios de las tasas universitarias y ha reclamado al Gobierno que dé marcha atrás. Según la entidad, la subida de precios obligará a muchos alumnos a combinar trabajo y estudios, e incluso a abandonar la universidad. Por su parte, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) ha llamado a la huelga a través de Twitter como medida para protestar contra los recortes.