Los pescadores de la Bahía de Algeciras rompen el diálogo con Gibraltar

Los representantes de los pescadores acusan a la colonia de amenazarles veladamente

Un pesquero faena frente a las costas de Gibraltar.
Un pesquero faena frente a las costas de Gibraltar.JULIÁN ROJAS

Diálogo roto. Las cofradías de pescadores de Algeciras y La Línea de la Concepción (Cádiz) se levantaron ayer de la mesa después de que los técnicos de Medio Ambiente del Gobierno de Gibraltar con los que se habían reunido insistieran en la prohibición de faenar con red en las aguas que la colonia británica reivindica como propias. El presidente de la Federación de Asociaciones Pesqueras de Andalucía, Pedro Maza, presente en el encuentro con las autoridades gibraltareñas, afirmó que el Gobierno del Peñón “ha llegado a amenazar veladamante” a los pescadores de la Bahía de Algeciras, lo que tachó de “inaceptable”.

Ante la insistencia gibraltareña en imponer su ley ambiental de 1991 que impide la pesca con red y la pretensión de negociar únicamente licencias de pesca, los representantes de los 70 barcos que faenan en la zona se negaron a seguir dialogando. “No hay porqué solicitar ninguna licencia para faenar en esta zona (...) ahora debe ser el Gobierno español el que vele por la seguridad de quienes van a trabajar en el mismo lugar en el que lo vienen haciendo y con las mismas artes”, dijo Maza.

La insumisión de los pesqueros españoles a la normativa de la colonia puede derivar en conflictos a ambos lados de la verja. “Nos han amenazado de forma muy cariñosa, afirmando que las patrulleras de la policía gibraltareña no van a permitir que los barcos hagan su trabajo dentro de la zona establecida como prohibida por su gobierno”, manifestó el representante de los pescadores andaluces.

El gobierno gibraltareño, presidido por Fabian Picardo emitió por la tarde un comunicado en el que se aseguraba que el Peñón “sigue dispuesto a alcanzar con los representantes de los pescadores españoles un acuerdo que garantice el cumplimiento de las leyes de Gibraltar”. En el mismo comunicado, el ejecutivo de Picardo lanzaba una advertencia: “Cualquier infracción de la ley y de la jurisdicción territorial del Parlamento de Gibraltar es inaceptable para el gobierno y la ejecución de las leyes es una materia que corresponde exclusivamente a la Royal Gibraltar Police, que está desprovista de influencia exterior de políticos ni de nadie más”.

El Gobierno de Gibraltar insistió en que, “la policía del Peñón disfruta de la confianza plena del gobierno, en relación a cualquier aspecto de aplicación de la ley”, por lo que, “la decisión delos representantes de los pescadores españoles de romper el diálogo sólo conducirá a la confrontación”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS