Valencia tiene 100 millones de euros pendientes de cobro, según el PSPV

Pedro Sánchez afirma que señalar que las cuentas están saneadas es "no decir la verdad" Los socialistas ven "dudoso" el cumplimiento del plan de ajuste

“Asegurar que el presupuesto del Ayuntamiento de Valencia está saneado es no decir la verdad”, pronunció ayer el concejal socialista Pedro Sánchez. “Si fuera así, no nos habríamos acogido al plan de ajuste ni al de pago a proveedores”, argumentó. Según el concejal, las arcas municipales tienen pendientes de cobro un total de casi 100 millones de euros sumando los 39 en impuestos, 38 en “tasas y otros ingresos” y cerca de 18 en multas de tráfico, entre otras. El Consistorio, además, recaudó 665 millones de euros de los 765 planeados, un 33,7% menos que en 2010.

El socialista se mostró “muy pesimista” e indicó que “esta es la realidad de la gestión y es ridículo que la alcaldesa, Rita Barberá, insista en que aquí se paga al día”. La falta de liquidez del Ayuntamiento, añadió, produce que “solo se alcance el 78% de los compromisos de gastos asumidos”. Pedro Sánchez acusó a la alcaldesa de ser “cómplice” de la Generalitat, que, según señaló, “aún debe 40 millones de euros desde 2004”. El concejal también le atribuyó una “falsa lealtad” hacia los ciudadanos al sumarse al “hachazo del Gobierno a las inversiones y los servicios públicos”.

PSPV: "Acogerse al plan de pago a proveedores se debe a la mala gestión"

Otro de los puntos que desmenuzó el socialista fue el de la deuda del Consistorio. “Al final de año debía 142 millones de euros, de los que más de 126 eran a empresas”, sostuvo. “La diferencia entre los pagos realizados y los gastos se eleva a 179 millones de euros”, prosiguió, “y solo se han ejecutado un 67% de las inversiones previstas”. A tenor de estos datos, el concejal consideró “dudoso” el cumplimiento del plan de ajuste en 2012: “Si el año pasado no se cumplió, no hay razones para creerlo con los mismos gestores”.

Por último, el concejal consideró que, “ante la gravedad de las cifras, el Ayuntamiento debería haber puesto en marcha el plan contra el fraude en el pago de impuestos hace unos cuantos años”. “La mala gestión de Barberá”, repitió, “le ha llevado a acogerse al plan de pago a proveedores, dejando en evidencia que no es un motor para empresas porque ni paga ni genera inversiones que crean trabajo”, sentenció.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS