Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciado el teniente de alcalde de Torà por matar un perro

El edil de la población leridana habría matado a tiros a un perro ante la presencia de la alcaldesa

La organización de defensa de derechos de los animales ADDA ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Cataluña por la muerte a tiros de un perro abandonado a manos del primer teniente de alcalde de la localidad de Torà (Lleida), de quien ha pedido su dimisión.

Según ha denunciado este martes ADDA, los hechos se produjeron el pasado 29 de marzo cuando el primer teniente de alcalde de Torà, Josep Maria Alsina, y ante la presencia de la alcaldesa de la localidad, Mercè Valls, disparó presuntamente tres tiros de escopeta a un perro abandonado y posteriormente lo remató a golpes con un objeto contundente. ADDA ha presentado una denuncia a la Fiscalía de Medio Ambiente por vulneración del artículo 337 del Código Penal así como la vulneración de la Ley de Protección de los Animales en su vertiente civil.

Según ha explicado la presidenta de la entidad, Carme Méndez, tras conocer que la alcaldesa reconocía que había sido testigo de los hechos, la ONG ha creído oportuno presentar denuncia para que se deriven responsabilidades y para evitar que se repitan situaciones similares. "En todo caso, de lo que tiene que servir es como una señal de alarma y para dejar constancia de que es un hecho que no se puede repetir", ha explicado Méndez.

"No es la primera vez que estas cosas pasan, en pleno siglo XXI no se pueden resolver problemas a golpe de escopeta y menos contra un pobre animal que, al fin y al cabo, es la víctima del abandono. Hay otras medidas que se deben tomar", ha añadido.

Los hechos denunciados ocurrieron el jueves día 29 de marzo cuando, presuntamente, el teniente de alcalde, acompañado de la alcaldesa, disparó tres tiros a un perro abandonado, para, según ha explicado el consistorio, acabar con las molestias que causaba a los vecinos la presencia del animal.

Sin embargo, la acción ha levantado duras críticas en la población por la imagen que da del municipio y la crueldad que implica. Testigos de lo ocurrido colgaron una pancarta en el lugar de los hechos, que fue retirada a las pocas horas, un grupo de jóvenes convocó el viernes una concentración de protesta y el sábado por la mañana aparecieron pintadas en la puerta del Ayuntamiento y carteles acusando al consistorio de "asesinar a un perro inofensivo".