Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La activa tarea de la promoción exterior

30 lectorados dependen hoy del Instituto Etxepare, que intentará abrir este año dos o tres nuevos

Creado por ley por el tripartito de Juan José Ibarretxe en 2007, fue el actual Gobierno el que, en junio de 2010, puso en marcha de forma efectiva el Instituto Etxepare para difundir el euskera y la cultura vasca —en las dos lenguas cooficiales— fuera de la comunidad autónoma. Incluso los críticos con la actuación del Ejecutivo socialista en esta materia reconocen que está realizando un trabajo “francamente bueno e interesante” en la labor de promoción que tiene encomendada.

“Hay muchísimo trabajo que hacer, pero somos un referente en Europa en lenguas minoritarias y un ejemplo de las pautas a recorrer”, apunta su directora, Aizpea Goenaga.

Con una decena de personas en plantilla y 2,7 millones de presupuesto para el presente ejercicio, de los que 800.000 euros se destinarán a ayudas y subvenciones a la creación, el instituto ha abierto en los 14 meses que lleva de trabajo real nuevos lectorados en Francia, el Reino Unido y dos en EE UU; ha creado la Cátedra Bernardo Atxaga en la Universidad de Nueva York y en menos de un mes prevé inaugurar otra cátedra, en memoria de Koldo Mitxelena, en la Universidad de Chicago. “Dentro de poco anunciaremos una nueva cátedra en Europa e intentaremos abrir este año dos o tres lectorados más”, avanza Goenaga. En conjunto, 30 lectorados dependen actualmente del Etxepare en todo el mundo. “Hay una curiosidad muy grande hacia el euskera y la cultura vasca fuera de aquí”, apostilla.

Para la directora del instituto, lo más necesario es prestigiar el euskera. “Mucha gente en Euskadi no se da cuenta de la importancia que tiene. Convive con él, pero no lo respira", opina Goenaga. “Muchísimos más ciudadanos tendrían que respirar el euskera como respiramos el castellano; sería muy sano”, concluye.

Otro avance en el que, de su lado, incide la viceconsejera de Política Lingüística, Lurdes Auzmendi, es el salto “importantísmo” que se ha dado en los últimos tiempos en la proyección del euskera en Internet —nuevo traductor, entradas en Wikipedia, desarrollo de programas del entorno Windows, etcétera—. Cultura tiene constatado que los jóvenes utilizan muchísimo más el euskera en las redes sociales que en las conversaciones normales que mantienen.