Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
IDOIA MENDIA | Consejera de Justicia y portavoz del Gobierno

“La sociedad vasca no entendería que Otegi siguiera en prisión”

Considera “una grandísima noticia” la ponencia para la paz y la convivencia

Idoia Mendia, en un despacho en uno de los edificios del Gobierno en Bilbao. Ampliar foto
Idoia Mendia, en un despacho en uno de los edificios del Gobierno en Bilbao.

La portavoz del Gobierno, Idoia Mendia, respondía a EL PAÍS pocas horas después de que el Parlamento aprobase crear una ponencia sobre paz y convivencia que considera “una grandísima noticia”.

Pregunta. ¿Qué toca ahora?

Respuesta. Estar a lo que de verdad importa, como mostró Aintzane Ezenarro, por encima de siglas e intereses personales. El trabajo se debe basar en principios, no en condiciones. Si todos compartimos unos principios éticos básicos, de no violencia, de no vuelta atrás, puede ser muy amplio.

P. ¿Veremos en ella a la izquierda abertzale?

R. Gobierna algunas instituciones, y estas pueden ser llamadas a exponer su visión. Hay una tarea para convencerles de que tienen que reconocer el daño que han hecho a miles de personas, a toda una sociedad.

P. ¿Qué le parece la decisión del Tribunal Constitucional sobre la doctrina Parot?

Perfil

Idoia Mendia (Bilbao, 1965) es consejera de Justicia y Administración Pública y portavoz del Gobierno. Miembro de la ejecutiva del PSE de Bizkaia, se licenció en Derecho en la Universidad de Deusto, cursó estudios de posgrado en Relaciones Internacionales en Amsterdam y trabajó en la Comisión Europea en Bruselas. Fue concejal en Barrika y parlamentaria hasta entrar en el Gobierno en 2009. Habla euskera e inglés y se defiende en francés.

R. Respeto la decisión, a la que le supongo todo el rigor. Nuestra posición es conocida: el cumplimiento de las penas debe servir a la reinserción y el asentamiento del nuevo tiempo.

P. ¿Qué tiene que hacer Rajoy con los presos de ETA?

R. Se puede abordar el acercamiento de algunos y se debe transmitir bien a todos cuáles son sus posibilidades legales, de modo que cada uno analice si quiere seguir en la cárcel o iniciar el camino de la reinserción. Pueden dar pasos valientes. Sus familiares deberían, por su bien, trasladarles también esas ideas.

P. ¿Ven una posición inmovilista en el Gobierno del PP o le reprochan algo en este terreno?

R. No. Lleva apenas cien días y ETA ha matado 50 años, y no solo hay que pedir movimientos a los Gobiernos. Los presos tendrán que aprender a ser libres y tomar sus decisiones, no las que les mande su organización.

P. ¿Qué deben hacer los jueces con Arnaldo Otegi?

R. Entiendo el punto de vista jurídico, pero también sé que la sociedad vasca, que ve el mundo con los ojos de hoy, no entendería que siguiera en prisión.

Los recortes de Rajoy van a afectar seriamente al crecimiento”

P. ¿Aspirará a ser lehendakari?

R. No encontrarían otro mejor, pero incluso en libertad le será difícil. Arrastra inhabilitaciones hasta bien entrado 2013.

P. ¿Cómo ve los recortes presupuestarios de Rajoy y la amnistía fiscal para recaudar?

R. No tengo claro que sea el camino para frenar unos niveles de fraude insoportables. Los recortes van a afectar seriamente al crecimiento económico de España y nos retendrán en la recesión. Los próximos meses van a ser los más duros. La verdad es que siento vértigo; no sé dónde vamos a acabar. Es como si estuviéramos en un remolino al borde del sumidero.

P. ¿Qué puede solucionar el copago en la Justicia?

El copago judicial no resuelve la saturación ni es la panacea recaudatoria”

R. A la espera de detalles, ni resuelve la saturación ni es la panacea para recaudar. La Justicia es un servicio esencial y precisa otras reformas, como la apuesta por la mediación.

P. ¿El resultado de la huelga general va a ser en vano dada la mayoría absoluta de la que dispone el PP?

R. El PP tiene comodidad parlamentaria, pero también un riesgo altísimo de fractura social. Se tendrá que pensar dos veces no solo la reforma y las decisiones económicas, sino otras posiciones regresivas, en derechos de la mujer con la ley del aborto o esta del copago.

P. ¿Terminarán juntos con los populares la legislatura en Euskadi?

R. Por el Gobierno, sí. Hay tarea económica, en empleo, en convivencia... Se tiene que aclarar el PP. No creo que acierten minusvalorando o contradiciéndose a sí mismos ahora en cosas que apoyaron al votar los presupuestos. Sus electores no entenderán nada.

P. ¿Apostaría de nuevo por esa alianza, hecha sobre todo frente al terrorismo y el soberanismo?

R. No solo. Una de las mayores contribuciones al país de esta etapa y este Gobierno es que ahora todos puedan acordar con todos y que se vea normal. Nosotros aspiramos a seguir liderando y podemos pactar con cualquiera. La otra ha sido que el centro del debate político lo ocupen las políticas que nos permiten ser personas y tener un itinerario de vida, la educación, el empleo, la vivienda, por encima de lo identitario. Seguiremos trabajando para que este no vuelva a ser un país de trincheras.

Es más prudente esperar al informe de la fiscalía sobre el ‘caso Gil”

P. ¿Las elecciones andaluzas elevan las expectativas del PSE?

R. Demuestran que nunca está todo dicho hasta que los ciudadanos meten la papeleta en la urna. Sin extrapolar, aquí está todo muy abierto y podemos pensar que, del mismo modo que los andaluces han confiado en las recetas de la izquierda para salir de la crisis, aquí se valoren también, porque son las que nosotros estamos aplicando.

P. ¿Están rotos los puentes con el PNV?

R. Está haciendo una oposición muy dura en todos los ámbitos imaginables. Las relaciones pasan por un muy mal momento, pero los puentes nunca se dinamitan. Siempre hay diálogo.

P. ¿El caso Gil es un disparo del PNV al lehendakari?

R. Parece que llega a los periódicos de un modo no habitual, indicativo de un interés por dar a conocer ese concreto expediente de Hacienda.

Al Estatuto y a la LTH no les viene mal un nuevo planteamiento”

P. Un dirigente de otro partido se hace un chalé de 800.000 euros, paga buena parte en mano con billetes de 500 euros y dinero prestado y ni siquiera se reúne la ejecutiva de la que es vicepresidente. ¿Qué pensaría?

R. La pregunta tiene trampa, pero los políticos, como la mujer del César, debemos parecer además de ser, sin tampoco vilipendiar y escarnecer, sin el mínimo respeto a la intimidad. El partido ha decidido que es más prudente esperar al informe de la fiscalía.

P. Crece el temor a una deriva independentista en Euskadi y Cataluña. ¿La ve usted?

R. El PNV tira hacia ahí, porque teme no ser la fuerza más votada y que la izquierda abertzale le adelante. Pero de ver un escenario de confrontación hasta ese punto lo veo más en Cataluña. Es más compartido el sentimiento de hartazgo, de no sentirse queridos y de aportar a España más de lo que reciben.

P. El nacionalismo económico que emulará el PNV.

R. Pero el país, el sustrato, es distinto. Aquí se abrirían brechas muy profundas en la sociedad. En Cataluña, igual no.

P. ¿Hay en las duplicidades “un vasto terreno de recortes socialmente indoloros”, como dijo un experto en la Cámara?

R. Sí. Una reforma consensuada e inteligente del reparto competencial ahorraría mucho dinero y no despistaría tanto a los ciudadanos. Hay que modernizar y ordenar el país. Al Estatuto, que es de 1979, y a la LTH no les viene mal un planteamiento nuevo y moderno, con sentido común.