Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olivas resiste la presión del Consell y se mantiene al frente de Bancaja

La entidad reducirá aún más la Obra Social tras no recibir dividendo de BFA

José Luis Olivas, presidente de Bancaja.
José Luis Olivas, presidente de Bancaja.

José Luis Olivas ganó este viernes otro asalto y salió como presidente de Bancaja de un consejo de administración que distintas fuentes habían apuntado que podía ser el último. A lo largo de la semana, fuentes de la Generalitat aseguraron que su dimisión era inminente, lo cual coincidía con la impresión manifestada por relevantes empresarios valencianos. El motivo: su gestión como máximo responsable del Banco de Valencia, intervenido en noviembre pasado por el Banco de España por su delicada situación de solvencia; y de la propia Bancaja. Como trasfondo, el enfrentamiento cada vez menos soterrado que ha mantenido con Rodrigo Rato, presidente de Bankia, el grupo nacido de la fusión de Bancaja, Caja Madrid y otras cinco entidades.

Ayer mismo el vicepresidente del Consell, José Ciscar, había respondido en público con aparente ambigüedad a una pregunta sobre las presiones que Olivas ha estado recibiendo para dejar el cargo. Ciscar afirmó que el consejo de administración de Bancaja era “autónomo para tomar sus decisiones” y sus integrantes, los “competentes” para aprobarlas. “Y a partir de ahí”, añadió, “no tenemos nada más que decir”.

Las palabras en principio neutras de Ciscar se producían a la misma hora en que los rumores sobre la caída de Olivas volvían a circular. Según esa información, la salida de Olivas iba a producirse forzado precisamente por su consejo. Fuentes económicas afirmaron que algún consejero solicitaría votar en secreto sobre la continuidad de Olivas en la presidencia, cosa que finalmente no sucedió.

Olivas resistió todas las presiones y mantuvo el suficiente respaldo en el consejo para mantenerse en el cargo. El resultado puede considerarse una victoria personal de Olivas, conocido resistente que tiene a sus espaldas haber sido responsable de Hacienda en el Ayuntamiento de Valencia y en el Consell, secretario general del PP valenciano, vicepresidente y presidente de la Generalitat. Un triunfo que no esconde, sin embargo, lo delicado de su posición, una vez ha quedado clara la lista de sus detractores.

La otra cara de la moneda es el fracaso de la Generalitat en su intento de hacerle caer. No solo por la negativa de Olivas a dar un paso a un lado, sino por la insuficiente influencia que ha demostrado en el seno del consejo, que tradicionalmente se ha mostrado receptivo a la voluntad del Consell.

Algunas fuentes apuntaban, sin embargo, que Olivas había ganado sobre todo tiempo, frente a quienes querían su rápida salida de la presidencia de Bancaja, a la espera de que se concretara una alternativa al cargo que le resultara aceptable. Se barajaba, entre ellas, su continuidad en el consejo de Iberdrola, muy bien remunerado. Su condición de consejero concluye, en principio, en junio y podría ser renovado para un periodo de cuatro años más.

Olivas informó al consejo de que el presupuesto de la Obra Social sufrirá un importante ajuste una vez que Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz del grupo al que pertenece Bancaja, no va a repartir dividendo. La propia caja no tiene capacidad para hacer aportaciones, de modo que los fondos provendrán en un principio del remanente con el que cuenta la Obra Social, que ronda los 14 millones de euros. Como alternativas podría plantearse una operación de crédito a devolver con cargo a futuros beneficios de la acción de BFA. Será, en cualquier caso, uno de los presupuestos más bajos en mucho tiempo. En 2011 la dotación de la obra social se acercó a los 30 millones de euros y superó los 40 millones un año antes.

El presidente de Bancaja también señaló que el proceso para impugnar el acuerdo de BFA que aprobó revisar el valor del Banco de Valencia en el momento de la fusión sigue adelante. Hasta ahora, se han planteado alegaciones ante el propio banco matriz y ante un órgano de arbitraje de Madrid, pasos necesarios antes de acudir a los tribunales.

Más información