Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El señor de Sipán reina en Cádiz

La capital gaditana exhibe por primera vez 195 piezas de uno de los mayores tesoros arqueológicos de América hallado en Perú en 1987

La Reina en la inauguración de la muestra 'El señor de Sipán'. Ampliar foto
La Reina en la inauguración de la muestra 'El señor de Sipán'.

En medio de un desierto se desarrolló una avanzada civilización capaz de atraer agua desde grandes distancias, de construir templos, palacios, centros de oración y desarrollar una cultura propia. El pueblo mochica salió a la luz en 1987 en una aventura arqueológica que parece sacada de la ficción. Pero su realidad, la de las piezas encontradas en el norte de Perú, se hace tangible en Cádiz. La ciudad andaluza ha sido elegida para una primicia mundial: la exhibición de 195 elementos de este tesoro arqueológico. "La historia de América se ha reescrito sobre estas piezas", sentencia un orgulloso comisario de la muestra, Luis Hurtado.

Algunas de las joyas, ropas o cerámicas de estas excavaciones han viajado a otras partes del mundo pero es la primera vez que se concentra tan alto número de piezas en una misma muestra. Su valor económico supera los seis millones de euros y ha recalado en Cádiz con motivo del bicentenario de la Constitución de 1812, como inmejorable preludio a la cumbre iberoamericana de jefes de estado que acogerá la capital gaditana en noviembre.

La Reina ha inaugurado una muestra sobre los tesoros  mochicas

La historia del yacimiento tiene dos protagonistas: uno humano, y otro animal. El hombre es Walter Ava, un arqueólogo que pudo inspirar el perfil de Indiana Jones, responsable de las excavaciones en la aldea de Sipán. Había aparecido una pirámide. Y en su falda una madriguera de conejos. Y uno de ellos, el más avezado, escarbó en la tierra y sacó varias monedas de oro. Fue el principio de un tesoro que descubrió toda una civilización. Lo más destacado, la tumba del señor de Sipán, cargado de ornamentos, emblemas y atuendos de oro y plata, de ahí que algunos hayan equiparado la importancia de estos hallazgos a los de Tutankamón en Egipto.

La exposición llegada a Cádiz lleva por título El señor de Sipán, Huaca de la luna y la Dama de Cao. Está organizada por el Ayuntamiento de Cádiz con la colaboración del Ministerio de Cultura, el Gobierno de Perú y la Fundación Wiese, bajo el patrocinio de Repsol. Estará en la Casa de Iberoamérica hasta el 10 de septiembre, cuando regresará a Perú.

La Reina ha sido la encargada de inaugurarla el martes. Conocía ya en persona las excavaciones en Perú y algunas de las piezas. Por eso se mostró maravillada de que Cádiz haya podido reunir tantos de elementos que resumen a la perfección la capacidad de todo un pueblo que salvó las dificultades de instalarse en pleno desierto.